Consigue una casa sana y ecológica - I

Convierte tu hogar en un espacio que favorezca tu estabilidad emocional y física con principios, ideas y materiales que respeten el medio ambiente.

image
1 de 11
Vivienda sostenible

Se trata de una construcción responsable e inteligente, que garantiza unas condiciones óptimas de habitabilidad con el mínimo consumo energético: paneles solares, muros que acumulan energía y agua reciclada son algunas de las características de este tipo de hogares. Además de materiales tradicionales, como la madera y la piedra, en su arquitectura se utiliza principalmente cerámica y hormigón ecológico. Más información: www.casabioclimatica.com y www.anavif.com.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Ventila todos los días

Es importante renovar el aire de las habitaciones: los materiales domésticos, el humo de los cigarrillos e, incluso, la calefacción central aportan muchas sustancias químicas al hogar. Basta con abrir las ventanas 10 minutos. Ten en cuenta que conviene realizar cambios de aire fresco y favorecer una ventilación constante. Para ello, abre las ventanas en extremos opuestos de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Cuida que exista un buen flujo de energía

Según el Feng Shui —filosofía milenaria china que estudia cómo organizar nuestro entorno de manera que nos proporcione paz y armonía—, para asegurarte de que en tu casa reina un ambiente saludable, debes procurar que exista un buen flujo de energía. Respeta la circulación: es muy frecuente que una mala distribución se deba a obstáculos innecesarios (fijos o móviles) en zonas de paso y accesos. Si quieres saber más entra en www.fengshui-mundo.com o www.espaciofengshui.com.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
El mundo natural en tu casa

Las plantas, además de ser un eficaz método antiestrés —sus olores, texturas y belleza nos ayudan a relajar la mente—, tienen la capacidad de purificar y revitalizar el aire. Las hojas absorben diversos contaminantes químicos, que después se transportan a las raíces y se convierten en una fuente de energía para la planta. En el caso de las flores, es importante mantener el agua limpia porque la energía estancada del agua sucia resulta extremadamente perjudicial. Colocar un ficus o una kentya junto a la ventana del salón es un buen comienzo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Tejidos naturales

Procura elegir telas de algodón y lino, especialmente para la ropa de cama. Los materiales artificiales puede resultar incómodos para la piel, pues amplifican los campos electromágneticos que rodean nuestro cuerpo. Si, además, buscas una alternativa que provoque un reducido impacto en el medio ambiente, lo mejor es el algodón orgánico; en su producción, además de no utilizar tantos fertilizantes tóxicos, se reabastece y mantiene la fertilidad del suelo. Las tiendas de comercio justo tienen una gran variedad de textiles para el hogar. Infórmate en www.fundacionlealtad.org.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Ilumicación artificial

La luz es una de las necesidades energéticas más importantes en un hogar. Es importante analizar la iluminación adecuada para cada zona de la casa, y conviene sustituir las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo, que ahorran hasta un 80% de energía y duran 8 veces más. Tampoco está de más colocar reguladores de intensidad. Más información en www.idae.es.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
La luz natural da vida a los ambientes

Además de aportar claridad, la luz siempre da vida a una habitación. Lo ideal es que las estancias más utilizadas estén orientadas al sur y dispongan de grandes ventanales, y las que menos, al norte. ¿Por qué no sustituir un muro por una espectacultar superficie acristalada? No olvides que un buen aislamiento es fundamental, pues por las cubiertas de los edificios y por sus ventanas es por donde se pierde la mayor parte del calor interior en invierno y, también, por donde se gana más calor en verano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Controla la calefacción

¿Gas o electricidad? La calefacción de gas natural es eficiente y segura. El suministro es continuo, por lo que el usuario no debe preocuparse de su almacenamiento. Sólo se necesita una caldera, conectada a los radiadores a través de tuberías. La eléctrica es segura y limpia, no produce gases ni olores, y no requiere almacenamiento. Sea cual sea la energía que elijas, incorpora en la instalación un termostato programador y válvulas termóstatica en cada radiador. Con ellos, programarás las horas de encendido y apagado, y la temperatura deseada de las habitaciones de forma independiente. Más información: www.gasnatural.com y www.acesol.net.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Buen aislamiento

No escatimes en el aislamiento para todos los cerramientos exteriores de la misma. Ganarás en confort y ahorrarás dinero en climatización. El medio ambiente también te lo agradecerá, pues es una de las mejores soluciones para reducir la emisión de contaminantes a la atmósfera, entre ellos, los gases de efecto invernadero. Siempre que puedas, opta por materiales de construcción naturales —la madera es un aislante térmico y acústico ideal— e instala ventanas con doble acristalamiento. Más: www.idae.es, www.biohaus.es y www.vidasostenible.org.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Uso racional de los equipos de climatización

Según el IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, los sistemas con bomba de calor y tecnología Inverter son unos de los más eficientes del mercado. Para un consumo responsable, es aconsejable colocar los aparatos de tal modo que les dé el sol lo menos posible y haya una buena circulación de aire. Además, conviene fijar la temperatura a 25 0C, apagar la calefacción por la noche y, por la mañana, no encender el equipo hasta después de haber ventilado la casa y haber cerrado las ventanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
La cromoterapia

¿Sabías que cada color posee unas cualidades que influyen en el estado de ánimo y los sentimientos? Procura no utilizar más de 3 colores diferentes en una misma habitación y no incluyas demasiados estampados. Corres el riesgo de que desentonen, lo que puede resultar agobiante para los sentidos. Descubre qué nos dicen los colores en www.valentine.es, www.bruguer.es o en el libro La Casa Sana, de Gina Lazanby (Edit. Blume).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de ECO