Recibidores: entrar en orden

Aunque es una zona de paso, en general no muy amplia, el recibidor es la primera imagen que refleja tu casa. A la hora de amueblarlo, busca diseños vistosos que se adapten al espacio y ofrezcan soluciones de almacenaje.

image
1 de 8
Con un sencillo banco y un estante puedes resolver el problema del orden en el recibidor.

Busca un banco de diseño ligero y aprovecha el espacio que queda debajo para colocar cajas vistosas donde guardar complementos, la caja de costura, herramientas... Una buena idea es fijar en la parte inferior del estante unos ganchos y colgar en ellos bolsos, bufandas, echarpes e, incluso, prendas de abrigo cortas. Banco modelo Äpplarö, estante Ivar y caja Lyckeby, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
En recibidores pequeños no recargues el espacio.

Pon un espejo y una balda volada debajo y coloca en ella un vaciabolsillos. Ésta es de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Este original banco incorpora tres cajones,

muy prácticos para clasificar la correspondencia y no invadir tu casa con cartas y extractos de bancos. Además, por su altura se puede utilizar también como mesa. Banco, de Aldaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Aprovecha el recibidor como zona de almacén.

Por ejemplo, tu colección de revistas puedes colocarla sobre un banco y debajo situar más ejemplares en revisteros con ruedas. Estantería, banco y bases, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Una consola con cajón incorporado quedará preciosa, pero elígela con cuidado.

Ten en cuenta que el recibidor es una zona de paso: si la consola tiene mucho fondo, dificultará el acceso hacia el resto de la casa. El acabado también es importante; los muebles muy oscuros resultan pesados, por lo que no se aconsejan para espacios pequeños. Los claros se integran mejor en la decoración y dan más sensación de ligereza. Consola en 0,78 x 1 x 0,38 m, de La Casa de Madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Un banco con el asiento abatible viene bien para guardar en su interior gorros, mantas, bolsos...

Banco de hierro y pino, de Eva Ventas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Las botas y los zapatos ocupan mucho espacio.

Cuando ya no sepas dónde guardarlos, hazte con un banco con tapa abatible y sitúalo en el recibidor. Así podréis cambiaros de calzado nada más llegar a casa. Banco Sörum, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Una composición tipo puente saca partido al espacio.

Ésta combina dos librerías rematadas por una balda y enmarcan un perchero; todo, de Ikea. El banco central, de El Globo Muebles, incluye dos prácticos cajones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa