Armarios bien organizados

Con baldas, cestas y otros accesorios es fácil variar la distribución del armario, aprovechar mejor su espacio y acabar con el desorden. Toma nota de estas ideas para transformar un ropero en mueble bar, despensa, juguetero...

image
Convierte un armario ropero que ya no uses en un mueble bar.

Es muy fácil y tardarás muy poco en hacer los cambios. Sólo tienes que retirar las baldas y forrar sus puertas y el interior con papel vinílico blanco, dejando a la vista los travesaños de madera. Después, vuelve a colocar las baldas y distribuye el espacio con cestas, bandejas y cubos para separar botellas, vasos y copas. También puedes iluminarlo con un aplique; el de la foto es de Ikea.

1 de 8
Saca más partido al armario cambiando su interior.

El de la derecha se utiliza para guardar la ropa de casa y tiene muchas baldas y cestas extraíbles para separar sábanas y manteles, sin que se arruguen. En el de la izquierda, se improvisó una zona de estudio.

2 de 8
Realiza algunos cambios en el armario para adaptarlo a la edad de tu hijo.

Para el armario de los más pequeños, divide el interior en dos partes; en una mitad coloca una barra arriba para la ropa colgada, y abajo, dos zapateros de barra. En la otra mitad, pon baldas y una cajonera. Quedará más bonito si forras su interior con un papel pintado o pegas tiras de pasamanería en el canto de las baldas.

3 de 8
Guarda los artículos de baño y las toallas en perfecto orden.

Cremas, cepillos, maquillaje, secador y otros artículos diseminados por la encimera crean sensación de caos. Pon fin a tanto desorden guardándolos en un armario como éste, que tiene cuatro baldas diáfanas bien aprovechadas. Guarda los artículos más pequeños en botes, para que no se acaben perdiendo; pon las toallas en las cestas más grandes y reserva la balda inferior, por ejemplo, para la báscula y las zapatillas.

4 de 8
Utiliza el armario como zapatero o juguetero.

Coloca barras para que los zapatos no se estropeen o cestas para los juguetes.

5 de 8
Atornilla ganchos y una barra para colocar la batería de cocina y los utensilios.

También puedes poner un soporte en el interior de las puertas para organizar las tapas de las cacerolas; y una barra en la otra para colgar los utensilios.

6 de 8
Organiza la despensa separando alimentos frescos y conservas.

Reserva las baldas centrales para los productos que más uses; y coloca las especias en un cesto extraíble, que puede ir colgado de una barra fija atornillada a una de sus puertas.

7 de 8
Coloca baldas en lugar de armarios altos en alguna zona de la cocina;

tienen la misma capacidad de almacén pero resultan visualmente más ligeras y no impiden el paso de la luz natural cerca de las ventanas. Aquí se colocaron para completar una zona de trabajo.

8 de 8
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa