Una cajonera multiusos

El espacio de almacén siempre es un bien muy escaso. Un sencillo módulo bajo puede cumplir varias funciones y ser tu gran aliado.

image
1 de 6
Módulo bajo

Al formar parte de una serie modular, puedes colocarle ruedas, apilar varios en altura o situar uno a continuación de otro. También tienes la posibilidad de elegir otras puertas diferentes, o suprimirlas, y utilizarlo como un estante abierto. Módulo Effectiv, de Ikea. Mide 84 x 40 x 32 cm.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Entrada

Coloca dos módulos seguidos sin puertas y utiliza los estantes para guardar bolsos, zapatos, revistas... Para iluminar el recibidor, pon encima una lámpara de mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Salón

Diseña una mesa de centro con espacio de almacén. Coloca dos módulos unidos por la trasera. Como sobre, pon un cristal con los cantos matados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Dormitorio

Plantéate situar un módulo en lugar de dos mesillas. Es una solución cuando tengas pocos armarios en tu cuarto. Además, dispondrás de una buena superficie para tener a mano una lámpara, el despertador, libros...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Cómoda

Apila dos módulos y atornilla unas ruedas al inferior. Dentro podrás guardar prendas de ropa, complementos, toallas, sábanas, etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Estudio

Completa el módulo con unas ruedas para guardarlo cómodamente debajo de la mesa y desplazarlo cuando necesites acceder al material de trabajo que guardes dentro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Almacenaje