Una cajonera multiusos

El espacio de almacén siempre es un bien muy escaso. Un sencillo módulo bajo puede cumplir varias funciones y ser tu gran aliado.

1 de 6
Módulo bajo

Al formar parte de una serie modular, puedes colocarle ruedas, apilar varios en altura o situar uno a continuación de otro. También tienes la posibilidad de elegir otras puertas diferentes, o suprimirlas, y utilizarlo como un estante abierto. Módulo Effectiv, de Ikea. Mide 84 x 40 x 32 cm.

2 de 6
Entrada

Coloca dos módulos seguidos sin puertas y utiliza los estantes para guardar bolsos, zapatos, revistas... Para iluminar el recibidor, pon encima una lámpara de mesa.

3 de 6
Salón

Diseña una mesa de centro con espacio de almacén. Coloca dos módulos unidos por la trasera. Como sobre, pon un cristal con los cantos matados.

4 de 6
Dormitorio

Plantéate situar un módulo en lugar de dos mesillas. Es una solución cuando tengas pocos armarios en tu cuarto. Además, dispondrás de una buena superficie para tener a mano una lámpara, el despertador, libros...

5 de 6
Cómoda

Apila dos módulos y atornilla unas ruedas al inferior. Dentro podrás guardar prendas de ropa, complementos, toallas, sábanas, etc.

6 de 6
Estudio

Completa el módulo con unas ruedas para guardarlo cómodamente debajo de la mesa y desplazarlo cuando necesites acceder al material de trabajo que guardes dentro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Almacenaje