Propuestas para renovar muebles

¿Estás cansada de tus muebles? Cambia por completo su aspecto con unas manos de pintura y papel pintado.

image
1 de 8
Una cómoda forrada con papel

Ese mueble del que ya te has aburrido parecerá distinto con un papel pintado. Retira el barniz antiguo con un decapante; pinta el mueble en un tono que te guste, y pega el papel con látex. Protégelo con una mano de barniz incoloro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Taburetes estarcidos

¿Quieres transformar unos taburetes sencillos en piezas con gracia? Aplica un par de manos de pintura en un tono que armonice con el resto de la decoración. Después, con ayuda de una plantilla de estarcido, decora el asiento con un motivo vistoso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Cubos antiguos decorados

Los cubos antiguos de basura pueden ser unos originales cestos para la ropa sucia. Si tienen verdín, éste se elimina frotando con un paño húmedo y sal fina. Una vez limpios, aplica pintura para metales. Por último, forra la base con fieltro para que no raye el suelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Una estantería sin trasera

Parece un diseño multicolor pero, en realidad, esta librería no tiene trasera. Lo que vemos es la pared, pintada en dos tonos. Para poner en práctica esta idea, primero se coloca la librería y se marca el espacio que ocupa cada hueco. Después, se retira el mueble y se pinta la retícula dibujada en la pared, alternando colores. Librería Expedit, de Ikea; en 1,49 x 1,49 m (99,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Mueble para el baño

A veces buscamos un diseño original para decorar el cuarto de baño, pero los que vemos se nos van de precio. Una idea resultona y económica es comprar un mueble asequible de automontaje, y antes de ensamblar las piezas, empapelar algunas de ellas, como la trasera y los laterales interiores. Es importante que el papel sea vinílico, para que soporte la humedad del baño.

Librería modelo Hensvik; en 70 x 30 x 95 cm (39,95 € en Ikea).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Cajones con frentes distintos

Ese mueble heredado que nunca te acabó de gustar tiene posibilidades. La cuestión es lijarlo y pintarlo en un color que te guste. Una vez preparado, se eligen diferentes papeles pintados, todos en la misma gama de color, y el frente de cada cajón se decora con un papel distinto. La guinda la ponen los tiradores: son parejas del mismo tamaño, pero con diseños que se ajustan al estilo y tono de cada papel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Baúl juguetero

En las tiendas de bricolaje se venden baúles de madera a buen precio, que sirven como jugueteros. Para que le guste más a los peques, el baúl se puede pintar en tonos alegres: por ejemplo, de azul en el interior y de verde claro por fuera. Si eres mañoso, dibuja a mano alzada flores, coches... Para que los niños muevan el baúl con facilidad, fíjale unas ruedas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Mesa de juegos

A cualquier niño le fascinaría tener una mesa como ésta, con un parchís dibujado en el tablero. Lo más importante es calcular con ayuda de una regla dónde irá cada rectángulo, y dibujarlos con lápiz sobre la mesa. Los círculos se delimitan con una moneda de 0,50 x, y los números se hacen elaborando una plantilla en cartulina. Sólo quedaría pintar rectángulos, círculos y números con pintura. ¿Te gustan las fichas? Son cuentas de collar pintadas y pegadas por parejas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar