Una librería multiusos

Una librería modular te da mucho juego porque te permite hacer algunos cambios y transformarla en armario para la ropa, alacena, archivador...

image
Librería básica

Tras su apariencia sencilla, esta librería esconde más usos de los que piensas.En estas páginas puedes ver cinco ejemplos haciendo algunas modificaciones. Librería modular Billy, de Ikea; con baldas regulables y realizada en chapa de abedul con barniz incoloro. Mide 2,02 x 0,80 x 0,28 m; disponible en otras medidas.

1 de 6
Entrada

Utilízala como un elemento para separar ambientes. Si no tiene trasera, dejará pasar la luz entre un recibidor sin ventana y una zona de estar, por ejemplo. Además, por su diseño, no recargará el espacio.

2 de 6
Comedor

Convierte la librería en una alacena cerrando la parte inferior con puertas; y regula la altura de las baldas para que se adapten al menaje que quieras colocar. Puertas de Ikea, en 80 x 98 cm.

3 de 6
Dormitorio

Consigue un armario más en tu habitación colocando puertas de cristal. Por muy poco dinero, tienes un armario que puedes distribuir como quieras, y además, con un zapatero. Puertas de Ikea de cristal en 0,80 x 1,94 m.

4 de 6
Ocio

Hazte con un estante adicional para CD. Convierte la librería en un mueble para guardar tu colección de discos, sólo tienes que acoplar un estante similar a éste; de Ikea, en 76 x 15 x 30 cm.

5 de 6
Estudio

Organiza el rincón de trabajo con una librería-archivador; acabarás con el caos del escritorio. Guarda papeles y documentos en archivadores y cajas.

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Almacenaje