Una librería multiusos

Una librería modular te da mucho juego porque te permite hacer algunos cambios y transformarla en armario para la ropa, alacena, archivador...

image
1 de 6
Librería básica

Tras su apariencia sencilla, esta librería esconde más usos de los que piensas.En estas páginas puedes ver cinco ejemplos haciendo algunas modificaciones. Librería modular Billy, de Ikea; con baldas regulables y realizada en chapa de abedul con barniz incoloro. Mide 2,02 x 0,80 x 0,28 m; disponible en otras medidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Entrada

Utilízala como un elemento para separar ambientes. Si no tiene trasera, dejará pasar la luz entre un recibidor sin ventana y una zona de estar, por ejemplo. Además, por su diseño, no recargará el espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Comedor

Convierte la librería en una alacena cerrando la parte inferior con puertas; y regula la altura de las baldas para que se adapten al menaje que quieras colocar. Puertas de Ikea, en 80 x 98 cm.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Dormitorio

Consigue un armario más en tu habitación colocando puertas de cristal. Por muy poco dinero, tienes un armario que puedes distribuir como quieras, y además, con un zapatero. Puertas de Ikea de cristal en 0,80 x 1,94 m.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Ocio

Hazte con un estante adicional para CD. Convierte la librería en un mueble para guardar tu colección de discos, sólo tienes que acoplar un estante similar a éste; de Ikea, en 76 x 15 x 30 cm.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Estudio

Organiza el rincón de trabajo con una librería-archivador; acabarás con el caos del escritorio. Guarda papeles y documentos en archivadores y cajas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Almacenaje