Cómo hacer arreglos florales bonitos y muy fáciles

Flores y plantas son, sin duda, el mejor recurso para poner un toque de frescura y naturalidad en casa. Olvídate de las composiciones muy elaboradas y aprende a realizar arreglos tan bonitos y fáciles de hacer como éstos.

image
Ramilletes de lavanda

En jarrones de boca ancha puedes introducir pequeños ramilletes de lavanda atados con cuerda. Para que queden bien sujetos, coloca en el fondo cantos rodados. Uno de los detalles que no debes pasar por alto es cambiar el agua cada dos días aproximadamente o cuando deje de estar limpia; así, conservarás tus flores durante más tiempo y cuidarás el aspecto del arreglo, pues estará a la vista de todos.

1 de 12
Un jarrón de rosas

Escoge recipientes que realcen el color de las flores. Las rosas rojas quedan muy bien en piezas de loza blanca; convertirás tus arreglos en el centro de atención.

2 de 12
Un jarrón de buganvillas

Conoce las mejores condiciones para tus plantas. La buganvilla crece bien en tiestos grandes y conviene colocarlos en un sitio soleado y orientado al sur. El clima mediterráneo es el que mejor le va.

3 de 12
Flores en copas

No te deshagas de las copas sueltas de una cristalería, te resultarán muy prácticas como pequeños jarrones. Llénalas de agua y coloca en su interior un ramillete de rosas blancas. Antes, deberás cortarles el tallo para adaptarlas a la altura del recipiente.

4 de 12
Un original centro de flores

Reparte flores y ramas pequeñas de peonías, verónicas y ranúnculos en vasitos de licor. Metélos en un centro grande de cristal no muy alto y relleno de sal gorda.

5 de 12
Un centro de plantas y velas

Haz un exótico centro de mesa a base de plantas, velas, piedras y burbujas. Puedes utilizar especies flotantes o recurrir a distintas variedades, distribuidas en diferentes centros de cristal más pequeños.

6 de 12
Recicla frascos en floreros

Recupera los tarros de mermelada y utilízalos como floreros. Adórnalos con detalles en la misma línea de las flores que escojas. Así, por ejemplo, las cintas de rafia van perfectas con variedades silvestres, jacintos y buvandias. Para realzar el conjunto, acompáñalos con algún recipiente más alto, como una jarra de agua.

7 de 12
Jarrones ideales

La elección del jarrón nunca debe ser una decisión al azar. Busca el recipiente más apropiado para que las flores luzcan en todo su esplendor. Así, por ejemplo, para las especies con tallos flexibles y pétalos delicados, como tulipanes y gerberas, son ideales los jarrones de cristal altos y rectángulares. Ponlas de manera que los tallos queden encajados y sólo sobresalgan las flores, como hizo en este caso Alejandro Heeren.

8 de 12
Margaritas flotantes

Las flores flotantes son una alternativa vistosa y colorista. Corta el tallo de unas margaritas y colócalas flotando a modo de nenúfares en un jarrón con agua y piedras de río.

9 de 12
Unos jarrones muy originales

Reúne bonitos frascos de cristal, de distintas formas y tamaños, para colocar las flores que más te gusten. Si cada botella tiene una etiqueta distinta, retíralas con un algodón impregnado en alcohol y pon otras idénticas. Así, lograrás una composición armoniosa. Elige flores en los mismos tonos, como orquídeas y flores de cera, y combínalas con otras blancas, como los alelíes.

10 de 12
Flores y frutas

Ensaladeras, jarras, copas... son muchos los objetos que puedes utilizar como improvisados jarrones. Ten en cuenta que el recipiente influirá notablemente en el estilo del arreglo.

11 de 12
Delicados centros de mesa

En ocasiones especiales, decora la mesa con un exquisito centro. Estudia la composición que mejor vaya con el tipo de celebración y con el estilo decorativo de la mesa: los jarrones de cristal combinados con flores blancas son la propuesta más clásica y romántica. Con ellos lograrás un efecto delicado y elegante. Aquí, los ranúnculos con el tallo muy corto forman un exuberante nido en dos recipientes gemelos.

12 de 12
Publicidad - Sigue leyendo debajo