Diez ideas geniales para decorar con espejos

Tan importante como elegir un espejo bonito es acertar con su ubicación. Cerca de una ventana o apoyado en la pared aportará un efecto óptico con valor decorativo: más profundidad, más amplitud, más luz, más vida...

image
1 de 10
Coloca el espejo en un lugar privilegiado del salón,

como puede ser la repisa de la chimenea. El espejo gana interés visual y todo lo que él refleja cobra protagonismo; por ejemplo, este jarrón de cristal azul con hortensias. Espejo Bramley, de Laura Ashley, craquelado en tono crema y en 1,08 x 0,84 m.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
En blanco

Más espacio en el comedor sin ampliar los metros cuadrados es posible con un maxi espejo colocado estratégicamente. Es el efecto óptico que se crea al mirar el espejo de este ambiente. Encargado en un gran formato con molduras lisas y blancas, el espejo se mimetiza con las paredes y la decoración del comedor, en blanco sobre blanco. Interiorismo, Pedro Peña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Composición ordenada

En este recibidor, el espejo propaga la luz natural que procede del salón. Es un elemento necesario para un espacio sin ventanas, lo hará parecer más amplio. ¿Vale cualquier medida? No hay nada establecido, aunque el formato mediano y grande son los más habituales. También depende del tipo de mueble que se elija. Las dimensiones del modelo Hemnes, de Ikea: 1,65 x 0,74 m, son proporcionales a los dos zapateros colocados debajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
El espejo sobre un panel corredero

Un maxi espejo se convierte en una pieza clave en la distribución de esta casa -de sólo 50 m2- y es tan importante como cualquier otra pared. Fijado sobre un panel, divide o comunica espacios según necesidades. La hoja se desliza a través de una guía instalada en el techo. Fíjate en el efecto óptico que crea, duplica la superficie del comedor, ya que prolonga el suelo de moqueta de sisal y el techo. Decoradora, Ana Generó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Espejo con marco metalizado

Un modelo diferente, circular y con un marco ancho y dorado, focaliza la atención en este ambiente. Un diseño así es irresistible y realza cualquier espacio; piénsalo si tienes paredes en casa con poco interés. El acabado dorado, o en otros metales, ofrece infinidad de matices, según la incidencia de la luz. En contraste con la consola negra -una decisión arriesgada- forman un dúo con carácter y valor decorativo. Espejo similar, por encargo, en Tot Marc y Auromarc. Consola, de El Taller de Gabriel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Equilibrio vertical

Una composición formada por varios espejos, que divida la imagen reflejada, es una buena idea para dinamizar la decoración. En este caso se optó por modelos horizontales, idénticos, perfectamente alineados y con una separación mínima entre ellos. Dispuestos en zigzag transmiten sensación de movimiento. Hay muchas posibilidades, combinando modelos de diversas medidas y, aunque la apuesta clásica es colgar sólo uno, merece la pena estudiar otras alternativas. El factor sorpresa enriquece la decoración. Interiorismo, Mercedes Postigo. Espejos, de El Cuaderno de Bitácora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Espejos por parejas

Haz tuyo un recurso infalible utilizado por los expertos: la decoración por parejas. ¿Con qué finalidad? La de crear sensación de orden y armonía. Este dúo hace del salón un ambiente más equilibrado, pero además, por su proximidad a las ventanas, son elementos clave para potenciar la luz natural. El diseño del espejo puede ser acorde con la decoración o en marcado contraste, pero siempre de tu agrado total, porque ocupará un lugar muy destacado en el salón, que verás a diario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Espejos enfrentados

Con un armario de cuarterones blancos y espejo de suelo a techo, en este vestidor, contiguo a un dormitorio, se logra luz a raudales y sensación de espacio. El espejo refleja el frente de lavabo y, a la derecha, la puerta que da paso al inodoro y la ducha. La composición de espejos que cubre todo el armario, más los dos del lavabo, multiplica la profundidad de este espacio. Con un armario acabado en laca, madera o cristal translúcido no se habría conseguido el mismo efecto de amplitud y luminosidad. Interiorismo, Ania Azcárate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Formas nuevas

Tan importante como las molduras del espejo y sus medidas es su forma. Desmarcarse del formato tradicional renueva cualquier ambiente. La prueba es este modelo ovalado que revaloriza la decoración. Por su diseño nada convencional, la pared adquiere mayor interés visual, sin anular la presencia del lavamanos de cristal con grifería de caño alto. Por su peculiaridad, además, es capaz de suavizar en este baño el impacto y la fuerza que tiene el muro de sillarejo con lajas de pizarra. Espejo diseñado por el arquitecto Paco Somoza. Interiorismo, de Mayado Diseño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Espejos de perfil

Cambia el chip: el espejo del lavabo también puede colocarse a un lado. Piénsalo, si en tu baño tienes buenas vistas. La mayoría habría descartado instalar el lavabo debajo de este ventanal al pensar ¿dónde pongo el espejo? La solución es sencilla. Aquí, con el mismo ancho de la ventana se encargó un mueble a medida, diseño de Reyes Ventós. En cada pared que lo flanquea, hay un espejo que se corresponde con un lavabo, suficiente para contemplarse después del aseo. Se duplica la luz, controlada con un estor translúcido, de Cortinova, y se disfruta del paisaje ¡¡un lujo!! Grifería, de Dornbracht.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas