Cómo colocar cuadros

Láminas, pinturas y fotografías decoran y ponen color en las paredes. Pero, para lograr espectaculares efectos, es tan importante acertar con los marcos como dar con la mejor composición. Fíjate muy bien.

image
1 de 7
Crea una composición equilibrada con láminas de la misma serie.

Lo ideal es que tengan todas igual tamaño y, a la hora de colgarlas en la pared, procura dejar entre ellas una distancia equivalente. En cuanto a los marcos, escoge molduras de madera sin tallar -si no el ambiente quedará muy recargado- y píntalas en diferentes tonos coordinados. Fotos tomadas por Anne Geddes y extraídas de su libro Down in the Garden.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Convierte una foto en el centro de atención.

Amplíala a un tamaño considerable, divídela en 4 partes, enmárcalas y ponlas en la pared a modo de puzzle. Si es en blanco y negro, elige marcos finos de madera o metal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Aprovecha las baldas de la librería para colocar instantáneas enmarcadas.

Cuando te aburras de unas fotos, siempre podrás renovar este improvisado expositor. Fotos de Martín García. Molduras de 4 Ingletes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Frutas y hortalizas son los motivos más indicados para decorar las paredes del office.

Pero no tienes por qué limitarte a las típicas láminas de cocina. Una alternativa más artística y original son estos cuadros realizados por Milagros L. Delicado, quien utilizó como lienzos varias planchas de escayola patinadas y las decoró con frutos de colores realizados en este mismo material. Aparador, de Oromana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Para las obras en las que predominan los colores vivos,

elige marcos de madera pintada en blanco que ayuden a realzarlas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Sustituye los cuadros por detalles o complementos que definan tus gustos y aficiones;

como las tapas de las cajas de vino, pequeños instrumentos musicales, fundas de discos de vinilo, etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Haz cuadros con flores prensadas.

Ponlas sobre una hoja de papel natural, colócalas entre dos cristales y enmárcalas. Si la altura de la pared lo permite, cuelga encima de cada cuadro unas ménsulas para macetas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar