Colgar cortinas con gracia

Colgar simplemente la cortina sobre una ventana no es suficiente. Además del sistema de instalación, debes elegir complementos y detalles que den un toque más personal y delicado a cortinas, visillos y estores.

image
1 de 7
Remata los estores con conchas y caracolas.

Esta idea, además de ser una forma muy original y sencilla de personalizar estores y cortinas, es perfecta para lograr que tengan más peso y mejor caída. Para fijarlos a la tela, basta con pegar un clip sobre los motivos marinos; puedes aprovechar los de los pendientes desparejados o adquirirlos en tiendas de pasamanería. Estor Visillo Cartago Beige, de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Confecciona una cortinilla con un paño de cocina.

Si te queda algo corto o estrecho, cósele unas cenefas a los lados. Remátalo con un vivo y tiras confeccionadas con la misma tela para anudarlo a la barra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
¿Te aburren los clásicos alzapaños?

Inspírate en la foto y realiza un coqueto modelo con dos cintas de seda, una lisa y otra estampada, en la misma gama de color. Recoge la cortina con un gran lazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Dale un acabado natural a tus visillos con originales complementos.

Sustituye la tradicional barra por unas cañas atadas. Busca unas que sean resistentes, átalas con cuerda de esparto y fíjalas sobre la ventana. Con un cordel fino, cose dos hileras de botones de madera natural sin tratar en el borde inferior del visillo. Tela de lino, de Pepe Peñalver. Cañas de venta en Leyendas del Este.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Cuelga las cortinas de unos pomos.

Primero cose las trabillas y disimula las puntadas con botones. Fija los pomos en la pared a la misma distancia que hay entre las trabillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Un hilo metálico con pinzas

que sujetan la tela es una sencilla solución para lograr fruncidos simples y continuos a lo ancho de la cortina. Así, además, se pueden quitar fácilmente cuando haya que lavarlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Los adornos de pasamanería son la opción más vistosa.

En este caso, la cortina se remató con una tira de madroños y se recogió con un alzapaños realizado con dos cordones y un borlón. Si tus cortinas son estampadas o llamativas, elige la pasamanería en tonos crudos para no recargar demasiado la ventana. Pasamanería de Maison Decor. Tela de Ybarra & Serret

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Textil