Decorar con delicados arreglos florales

Un jarrón con flores es capaz de embellecer cualquier ambiente y, como verás, no necesitas ser una experta para hacer el más bonito de los ramos.

image
1 de 12
Tulipanes

Una de las especies más utilizadas para confeccionar ramos por sus vistosos colores. Unos cuantos tulipanes de tallo largo son perfectos para lucir en un jarrón alto de forma casual. Para conservar un ramo con el mejor aspecto posible durante mucho tiempo es importante cortar las flores en las primeras horas de la mañana, cuando se encuentran más turgentes. Procura que el jarrón no esté expuesto a corrientes ni a temperaturas altas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Jarrones maxi

Los lirios de agua, más conocidos como calas, necesitan temperaturas suaves para lucir esbeltos y elegantes. Los más habituales son los blancos, aunque los hay de llamativos colores. Potencia la delicadeza del blanco con un jarrón de cristal de gran tamaño y boca ancha. Es importante cambiar el agua a diario, para que no se enturbie ni proliferen las bacterias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Ramas en vasos

Traslada la belleza de de los cerezos y los almendros en flor a la mesa. Debes tener en cuenta que las ramas necesitan estar al sol o a media sombra. Elige un recipiente pesado o coloca algo de peso en el fondo, para que no se venza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Inspiración Zen

Las orquídeas son de gran belleza estética, aunque delicadas. Hay que prestar especial cuidado a su riego: en verano, dos o tres veces por semana, mientras que en invierno, con una vez será suficiente. Y nunca con agua fría. De House Doctor: florero con forma de botella (a partir de 10 €); bandeja (173 €/juego de dos) y maceta (38 €/dos).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Flores en agua

Una composición de María Fort, más ordenada, con cantos blancos en el fondo del jarrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
De color intenso

Busca el contraste en la composición para resaltar la belleza de la flor y el diseño del jarrón. No olvides elegir el tipo de flor en función del recipiente, para que el resultado sea equilibrado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Costilla de Adán

La característica forma de esta hoja -cuyas hendiduras le conceden este nombre- la convierte en una opción perfecta para decorar por sí sola. Es una especie de interior que requiere unos cuidados muy simples. Coloca un par de ellas en un jarrón, combínalas con otras hojas de forma alargada o con flores. Cuando cambies el agua, pulveriza la hoja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Composición floral muy creativa

Flores blancas, velas y cristal, un trío de lo más romántico. Copia este delicado arreglo compuesto por tulipanes, rosas spray en probetas y ramilletes de fresias en vasos bajos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Blanco y verde

Para que las flores aguanten más tiempo frescas, limpia bien el jarrón cada vez que cambies el agua y recorta unos centímetros el tallo, siempre con un tajo sesgado de unos 2,5 cm. De esta manera aumenta la superficie de toma de agua de la flor. Mezcla hortensias, crespones, rosas y artemisas con eucaliptos o helechos. En la foto: una opción con hojas grandes y flores colgantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
La belleza de las flores silvestres

Acertarás con una composición inspirada en el campo; confía en las margaritas para este tipo de arreglo y acompáñalas con hojas verdes. La vida de la margarita cortada es más larga que la de otras especies. Ayúdala con un ambiente soleado. Florero de cristal (6 € en House Doctor).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Menos es más

Si quieres reforzar alguna pieza sin restarle sutileza, apuesta por una composición minimal. Una simple frasca de cristal transparente con varas de semillas aportará la nota natural. Cuadros, de Rachel Lee Hovnanian. Garrafa, de Meridiana. Jarrones de cerámica blanca, de Usera Usera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
En piezas de la cristalería

Copas y vasos son una opción original para lucir las flores con encanto. Utiliza diferentes piezas, de las que se quedan desparejadas con el tiempo. En una cristalería de diseño clásico, las eternas rosas quedan perfectas. Añade una dosis de conservante floral al agua para que no proliferen las bacterias y duren más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo