¡Vuelve la fibra! Los muebles más naturales

Las queremos porque tienen ese acabado artesanal que tanto nos gusta, porque huelen a campo y porque nos recuerdan al verano. Allí donde las coloques, los muebles de fibras vegetales triunfan.

Muebles de fibra natural
Cortesía Bloomingville
1 de 12
Alfombra de yute

Seguro que, cuando miras esta alfombra, te acuerdas de los primorosos tapetes de ganchillo que tejían nuestras abuelas. Solo que, en lugar de lana, es de yute. Sus ondas y calados dulcifican la mesa, con tapa de hormigón, y la silla metálica. Alfombra, en 182 x 121 cm (199 €). Mesa (269 €). Silla (219 €). Todo, de Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Pantalla de bambú

Música en la playa, vestidos ibicencos y pies desnudos sobre la arena. Asociamos las lámparas de fibra con vacaciones de verano, pero ahora se vuelven urbanitas para bañar con su luz el comedor. Además de una iluminación cenital -desde el techo a la mesa-, la urdimbre trenzada de las fibras proyecta un sugerente juego de luces y sombras hacia las paredes.

Esta, de bambú, mide 65 x 43 cm, y se ha personalizado con perfumeros, sujetos a la pantalla mediante cuerdas de yute (89,50 € sin abalorios). De Madam Stoltz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Sillón con respaldo XXL

Es verlo, y querer sentarnos en él. El sillón Enmanuel tiene tal presencia que parece decir: “soy la pieza más importante del jardín”. Su impresionante respaldo XXL se perfila con una celosía que se prolonga por los reposabrazos, y tiene la forma perfecta para echar una cabezadita mientras la brisa te refresca a través de la urdimbre.

En solitario llama la atención pero si, además, lo acompañas con una mesita auxiliar, habrás pasado de solo tener una butaca llamativa a decorar el jardín con una zona de lectura o relax. Sillón de ratán, con cojín (549 €). Sus medidas: 100 x 75 x 150 cm. En El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Candeleros de bambú

Cuando el sol se pone, es el momento perfecto para disfrutar de la temperatura templada. Prolonga la magia con una iluminación tenue. Las velas son una opción ideal, en especial las de citronella, que alejan a los mosquitos. Estos candeleros de bambú las protegen de la brisa con portavelas interiores de cristal. El encanto de la pareja radica en repetir su diseño, pero con alturas escalonadas. De Ib Laursen (80 €/2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Bandeja de fibra

Vienen amigos a casa por sorpresa y les ofreces esas galletas deliciosas que copiaste a tu instagramer de repostería favorita. Si tienes el juego de café preparado en una bandeja, podrás trasladarlo a la mesa o la terraza sin esfuerzo. En este caso, el jacinto de agua trenzado resta solemnidad a la presentación que, gracias a la fibra, tiene un punto informal, perfecto para lograr un ambiente distentido. De Bloomingville: bandeja (57 €), taza Cecile (5,95 €) y tarro de cristal (39 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Mesa

El recibidor es lo primero que te encuentras al llegar a casa. ¿Qué quieres sentir cada vez que entres en ella? Aquí, la pared se ha decorado con molduras y se ha pintado en rosa empolvado: la sensación es de sosiego. De las perchas cuelgan periódicos y revistas: sabemos que es una casa divertida. Y el mueble de madera y ratán -sobre el que vemos detalles de madera y terracota- nos dice: ponte cómoda, porque aquí es donde puedes ser tú misma. Mesa Stockholm 2017, de Ikea. Tiene unas medidas de 100 x 40 x 40 cm (99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Cestas de paja

Siempre hemos valorado su maravillosa capacidad de almacén como sacos para todo. En función de su tamaño, en ellas guardamos pulseras, revistas... Hoy se cuida tanto su diseño, que por fin han encontrado su lugar como objetos decorativos. Las de la imagen son tendencia: altas, más anchas por el centro, con la boca y la base del mismo tamaño, y con la mitad inferior pintada. Gracias a ellas nadie sabrá que, bajo esas preciosas flores, hay unas macetas que no encajan con tu estilo. Cestas de paja (desde 9,99 €), en Amazon.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Butacas

Este encantador rincón invita a la charla. Y los responsables son los dos sillones de ratán. Al ser los únicos muebles de fibra, destacan en este escenario en blanco y negro. Colocados en L alrededor de la mesa, permiten acercarse y hablar durante horas. Butacas Dune Deck (239 c/u). Mesa Brookhaven, en 180 x 90 x 78 cm (1.699 ). Todo, de Rivièra Maison.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Cesta de junco marino

Parece increíble, pero la delicadeza de este ambiente se basa en dos sogas laxas. De ellas cuelgan mini tarritos de cristal que exhiben hojas silvestres. Aunque la belleza del rincón se debe, también, a otros factores. Por ejemplo, la ventana está rodeada por un marco de madera perfilado por molduras blancas, que la transforman en un cuadro con el paisaje como motivo. Rodeada por macetas, transmite la sensación de que aquí el tiempo se detiene y solo tu afición
-la botánica o aquello que te guste- es lo más importante. Cesta Flådis, de junco marino (9,99 €). De venta en Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Baúl de mimbre

Hemos visto composiciones de platos que decoran la pared. Aquí se han sustituido por cestos y... ¡voilá! de pronto estamos en el campo o la playa. El fondo blanco realza las formas y tonos de cada pieza, y el hecho de que tengan distintos tamaños -incluido el situado abajo, que parece escapar del grupo-, añade dinamismo. Ha bastado colocar un cojín sobre el baúl y acompañarlo de una maceta para que el trabajo en equipo sea un éxito. Cestos (desde 2,99 €) y baúl de mimbre (desde 9,99 €). Son de la firma Muy Mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Cestas y alacena

Y la pista nos la dan los capazos porque, si en lugar de ellos viésemos gabardinas y sombreros de lluvia en el perchero, pensaríamos que es invierno. ¡Fíjate si es importante el valor decorativo de los complementos de fibra! Además, así tendrás tus bolsos a mano para colgarte cualquiera de ellos al hombro y salir a disfrutar del buen tiempo. Cestas y alacena Cavaillon, de madera de paulonia (599 €), de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Macetero y baúl de mimbre

Además de la ropa de cama en tonos azules -un color refrescante-, las fibras consiguen bajar unos grados la temperatura de este dormitorio. Las vemos en el macetero suspendido y en el baúl-mesilla; guarda dentro las mantas ¡da un calor verlas! Macetero (6,99 €) y baúl Hampton, de mimbre, en 80 x 45 x 50 cm (150 €). De Maisons
du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas