6 dudas razonables sobre labores domésticas

Resuelve aquellas dudas sobre labores de casa que siempre has tenido y nunca te has atrevido a preguntar. Sigue leyendo y descubrirás un mundo con muchas curiosidades.

image
Hearst Spain

Fotos: Getty Images.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dejar las hojas muertas de tus plantas

MUY MALO.

No solo es poco estético sino que podría dañar
la planta. El tejido muerto puede ser punto de acceso de infecciones o enfermedades, por lo que es mejor podar las hojas marrones nada más verlas. Si es solo una pequeña parte la que está dañada, quítala con unas tijeras afiladas, y asegúrate de no regar poco o demasiado la planta, ya que una cantidad errónea de agua es la razón principal de que las hojas se mueran.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cambiar tu colchón cada diez años

SÍ, ES IMPORTANTE.

Los equipos de descanso no tienen una fecha de caducidad pero, el paso del tiempo, conlleva un desgaste de sus materiales que hace que tu reposo se vea afectado. La recomendación general de los fabricantes es renovarlo cada 8 ó 10 años, siempre y cuando se haya cuidado del colchón. Por ejemplo, un modelo que no se haya rotado y girado lo aconsejable, perderá sus propiedades más rápidamente. Con un buen mantenimiento, su desgaste será progresivo. Si aún no han pasado los años indicados en la etiqueta, pero te levantas cansado y con dolor de espalda, renuévalo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alimentar en exceso a tus peces

NO LO HAGAS.

Aunque lo que no se coma quedará flotando en la superficie, estas sobras se descompondrán y liberarán toxinas lo que hará disminuir la calidad del agua. Esto puede hacer que el animal enferme o, en el peor de los casos, muera. Lo ideal es alimentarle dos veces al día, espolvoreando la comida con cuidado y parándote para ver si se lo come todo. Si la comida llega al fondo es que estás dándole demasiada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Colgar los jerseys en vez de plegarlos y apilarlos

MEJOR NO.

Colocar en una percha un suéter es una de las peores cosas que puedes hacerle. Las perchas estiran el tejido y crean bultos en los hombros, ya que éstos son los que soportan la mayor parte del peso de la prenda. Las perchas finas, como las que te dan en la lavandería, son las peores, mientras que las de madera y las acolchadas son mucho mejores. El método ideal para guardar este tipo de prendas es plegarlas en una balda o enrollarlas en un cajón. Si tus jerseys están un poco deformados, puedes llevarlos al tinte para que les den forma o también puedes intentar hacerlo tú misma con un poco de vapor. Antes de guardarlos, deja que se sequen sobre una superficie plana para asegurarte de que quedan bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salir del gimnasio con la ropa empapada en sudor

NO ES BUENO.

Cuanto antes te cambies de ropa, mejor. Los hongos y las bacterias adoran los ambientes húmedos, cálidos y oscuros, y las prendas de deporte sudadas son el hábitat perfecto. Algunos de ellos ya estaban en tu cuerpo, pero otros los has cogido en el gimnasio. Objetos compartidos como colchonetas, pesas o cintas de correr son lugares propicios para gérmenes que causan dolencias como el pie de atleta. Además, el roce de la ropa mojada puede bloquear los poros, causando erupciones o acné.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Guardar un paraguas aún mojado

INTENTA EVITARLO.

En principio, no se debe enrollar nada húmedo pero los paraguas están hechos con materiales que repelen el agua y que no crean moho. Lo único que puede ir mal es que algunos tienen un armazón metálico que se puede oxidar. Mejor que éste sea de acero, aluminio o fibra de vidrio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas