7 tips para una mudanza perfecta

¿Te cambias de casa? ¡Qué ilusión estrenar hogar! Aunque posiblemente también sea una etapa muy estresante. ¿Quieres organizar bien la mudanza y no perder los nervios durante el proceso? Sigue estos consejos para que todo salga genial.

image
DR
$("body").append(''); var _pch = _pch || []; _pch.push(['']);
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1. Organización previa

El cambio de casa conlleva ilusiones renovadas, nuevas expectativas y también, todo hay que decirlo, estrés. Para disfrutar de las primeras y no dejarse vencer por los nervios, conviene hacer un ejercicio previo de organización (y tener claro qué te quieres llevar y qué no al nuevo hogar). Un par de días antes de la fecha prevista para la mudanza, consigue un buen número de cajas, bolsas, fundas para ropa, etc. Puedes preguntar en tiendas de cartonaje y en establecimientos especializados en embalaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2. Más espacio para tus cosas

Supone dedicarle un tiempo, que quizá no tengas, pero es recomendable realizar un esfuerzo que te ayude a desprenderte temporalmente de ciertas cosas. Por ejemplo, los libros y apuntes de la carrera, novelas que ya has leído, la ropa de otra temporada, las botas de esquí... Seguro que van a permanecer cerradas en cajas, meses y meses. Para estos artículos que, de momento no vas usar, una opción es depositarlos en un lugar de almacenaje y que te los lleven a casa cuando los necesites (así funciona El Desván de Correos, un servicio pensado para ayudarte a ganar espacio en casa, en el que guardan tus cosas de forma confidencial y segura).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3. Lo más delicado, bien protegido

Aunque os apañéis vosotros con la mudanza y estéis totalmente convencidos de que no se va a romper nada, es oportuno que contéis con plástico de burbujas de diferente grosor (el papel de periódico no es suficiente) para proteger las piezas más delicadas como la cristalería, la vajilla, las figuras de porcelana, etc. Cada elemento debe ir envuelto de forma individual y bien ordenado por tamaños, en la caja que elijáis. Otro dato importante, los expertos en almacenamiento, como los de El Desván de Correos, aconsejan que las cajas no superen los 30 kilos de peso. O no podréis moverlas ni colocarlas apiladas, sin riesgo de que se rompan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4. Es vital un buen inventario

Cuando todas las cajas y bolsas estén cerradas, ¿crees que recordarás lo que has incluido en ellas? En la nueva casa, recuperar un objeto determinado puede resultar una ardua tarea, o no, si has tenido la precaución de hacer inventario. Como seguramente contarás con ayuda en la mudanza, es buena idea que una persona vaya guardando y otra apuntando el contenido. Después, identifica cada caja con la habitación a la que va, si es la primera o si ya has hecho más para esa estancia, pon el número y luego, coloca el listado del contenido pegado en la parte superior (por precaución, guarda una copia en el portátil o en tu móvil).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5. Los básicos, a tu lado

El orden en el que guardéis vuestras pertenencias da un poco igual, pero sí es importante que preparéis una caja especial con "básicos" para cada miembro de la familia. En ella tenéis que incluir: dos mudas completas, pijama, los artículos de higiene personal, neceser, medicamentos imprescindibles y los documentos que no se pueden perder (libro de familia, escrituras de la casa, cartilla de vacunación de la mascota, pasaporte, etc.). Esta caja ha de ir identificada con un distintivo, separada del resto y llevada en mano. Otra opción para estos documentos vitales es contar con un servicio de almacenamiento temporal, que podáis contratar por el tiempo que estiméis oportuno. Un par de días antes de todo el trajín puedes informarte en El Desván de Correos. La contratación es online, te llevan las cajas a casa, las recogen, las escanean y las almacenan con total seguridad. Y, en cualquier momento, puedes volver a recibirlas en la dirección que indiques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6. Precintar, mejor que cerrar

Embalar todos los artículos de una casa (los muebles van por otro lado) puede suponer un montante de entre 70 y 90 cajas. Las primeras, las realizaréis y manipularéis con cierto mimo, pero según vaya pasando el día y el cansancio aparezca, no iréis con tantos miramientos. Un error que puede generar algún que otro percance. Consejo: refuerza el fondo exterior de cada caja con cinta de precinto, para que no se abra con el peso y cierra la parte superior con la misma cinta. Así, si alguna caja se os cae, no se desperdigará su contenido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
7. Ordenar y organizar con criterio

Una vez en la nueva casa, concédete un tiempo prudencial para organizarte y colocar cada cosa en su sitio. Es una tarea larga que hay que realizar con la cabeza fría (en las empresas suelen conceder tres días laborables para el proceso de la mudanza). Si descubres que en tu nueva ubicación necesitas más espacio para ti, que hay objetos que no pegan con la decoración y que te sobran pertenencias (ropa, la colección de CDs que no vas a exponer, los juguetes del niño que ya no usa, el saco de dormir...), puedes guardarlos fuera de casa y recuperarlos cuando los precises de verdad. Una opción a tener en cuenta es El Desván de Correos, un servicio de guarda y custodia de lo que no vas a usar, con recogida a domicilio. Si en algún momento precisas algo de lo que has depositado, te lo llevan a casa de nuevo o a cualquier otra otra ubicación (en la playa, en la oficina, en otra vivienda...) que indiques.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar