¿Se puede ahorrar mientras duermes?

La respuesta es... ¡Rotundamente sí!

Si cada mes ahorrases unos pocos euros, al final de año podrías algún capricho, como por ejemplo, pasar un día entero en el spa... Suena bien, ¿eh? Pues para conseguirlo, lo único que tienes que hacer es meterte en la cama y dormir a pierna suelta. Sí, has leído bien, y es que vamos a enseñarte unos cuantos trucos para ahorrar... ¡mientras duermes!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escucha a tu cuerpo

Cuando llega el invierno, ¿te sientes como un pingüino en Siberia? O quizás eres más como... ¿una oveja con 350 kilos de lana encima? Frioleros o calurosos, conocer cómo funciona nuestro cuerpo a la hora de dormir es fundamental para ahorrar. Sí, para ahorrar, y es que de esta forma podrás invertir en un colchón con temperatura regulable, ¡o en unas sábanas térmicas! Sea como sea, dejarás de necesitar tanta calefacción o aire acondicionado en verano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Apaga bien todos los dispositivos

Y cuando decimos bien nos referimos a que no apagues la televisión con el mando a distancia, porque sino serás víctima... ¡del consumo silencioso! De hecho, lo ideal sería que apagues todos los dispositivos electrónicos que puedas: router, ordenador, móvil... Además de ahorrar, dormirás libre de contaminación electromagnética

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pon la lavadora

La hora de irte a dormir es perfecta para poner la lavadora... ¡porque cuesta menos! Así que, a no ser que tengas una máquina más ruidosa que los tambores de Calanda, ya sabes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Limpia el horno

Bueno, tú exactamente no... Activa la función de pirólisis del horno, ¡y al día siguiente lo tendrás como nuevo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Deja abierto el lavavajillas

De esta forma, en lugar de activar la función de secado y gastar un montón de energía, los platos estarán perfectamente cuando despiertes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Si tienes frío... ¡ten alfombras!

Si el sol no calienta tu casa por el día, es normal que durante la noche lo pases peor... ¡Así que no te olvides de comprar alfombras calentitas! Puede que no notes mucho la diferencia, pero al menos te ayudarán un poquito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Atención a las ventanas

Otro truco para ahorrar en calefacción, es invertir en un buen aislamiento de ventanas, ¡sin olvidarse de las cortinas! Cuanta más protección, menos frío entrará en casita...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carga los dispositivos electrónicos que necesites

Si necesitas tener recargar la batería de algún dispositivo electrónico... ¡este es el momento! Eso sí, hazlo lejos del dormitorio, por eso de las ondas electromagnéticas...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas