Un hogar con mucho 'hygge', la fórmula de la felicidad danesa

Vivir el presente, olvidar el estrés, disfrutar de los tuyos... Suena bien, ¿eh? Pues ponte las pilas, ¡que los daneses te llevan ventaja!

En una sociedad como la nuestra, tan pendiente del trabajo, las redes sociales, y siempre pensando en el futuro en lugar de centrarnos en lo que estamos haciendo, tiene sentido que una filosofía como el hygge danés esté acogiendo tanta fama. Porque, seamos sinceros, llega un momento en el que tanta hiperconectividad resulta insoportable...

Pero... ¿aún no sabes de que trata esta palabra tan curiosa? Pues básicamente se resume en varias pautas que, si las aplicas cada día, mejorarán notablemente tu calidad de vida. Por ejemplo, decorar tu casa de forma acogedora es imprescindible para que puedas desconectar del mundo cuando llegues del trabajo. Y eso también incluye (si puedes), realizar actividades al aire libre, como sentarte en la tumbona a leer una novela o comer en el porche mientras disfrutas de una conversación con los tuyos. Porque para los daneses la familia y los amigos son muy importantes, aunque debes saber que la filosofía hygge funciona mejor con grupos pequeños. Es decir, que si vas a preparar una barbacoa, no invites a 30, ¡sino a 10 como mucho!

¿Te apetece conocer unos cuantos trucos para convertir tu casa en el templo del hygge? Echa un vistazo a la galería de fotos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un dormitorio acogedor

Piensa en tu color favorito, ¡y llévalo al dormitorio! Pero elige bien, porque tendrás que pasar todas las noches en él... ¡así que más vale que las sábanas y la funda nórdica sean suavecitas!

Compra ahora en H&M Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lee

Y si lo haces en un rincón de lectura decorado a tu gusto, ¡muchísimo mejor!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decora el salón inspirándote en la naturaleza

Opta por tonos verdes que te recuerden al frescor de la hierba, y no te olvides de un sofá bien mullidito para esas tardes de frío junto a la chimenea... ¡con el móvil apagado!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Llena la casa de farolillos

Una de las normas del hygge, es decorar el interior como el exterior para crear un ambiente libre y acogedor. Así que los farolillos y las velitas, ¡son imprescindibles!

Compra ahora en Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Date un homenaje... a menudo

Mimarte es otro de los requisitos para una vida hygge, por eso es importante que tengas tu propio spa en casa. Exfoliantes, aceites corporales... ¡hay muchas opciones!

Compra ahora en The Body Shop.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cocina sano pero no te prives de nada

Aliméntate bien pero date caprichos de vez en cuando, ¡porque la ansiedad es peor! Además, no pasará nada porque tomes chocolate de vez en cuando, que la vida son dos días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vive al aire libre

¡Instala un comedor en el porche y disfruta del aire fresco junto a tus seres queridos! Y añade guirnaldas de luces para la noche...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuida tus plantas

Si te cuesta mantener la atención, la jardinería puede ser la actividad que necesitas. Al tener las manos entre la tierra, no podrás estar pendiente del móvil... ¡y conectarás con la naturaleza!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Practica algún deporte

Pero no vale cualquiera, sino uno que te guste y te apetezca de verdad. Si tiendes a la hiperactividad, vete a correr, y si prefieres la calma, prueba con el yoga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Instala una bañera... ¡en el porche!

¿Por qué no? Es más económica y fácil de instalar que una piscina, y las copitas de vino sientan tan bien entre burbujas...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas