Te quiero, verde... Cómo decorar tu casa con plantas de interior

Rodéate de plantas, crea composiciones green con valor decorativo y haz de tu casa un hogar con más estilo y lleno de vida. ¡Te van a enamorar!

Conectar con la naturaleza green es tendencia. Además de los beneficios para la salud y el estado de ánimo que nos reportan, las plantas son un elemento a tener en cuenta en interiorismo.

¿Piensas que no tienes mano para cultivarlas? Eso es porque aún no has encontrado la variedad más adecuada para ti.

Empieza por las más resistentes, como aloe vera, costilla de Adán, aspidistra, helecho, poto, ficus benjamina, palmerita china, pata de elefante, suculentas… y con estas ideas para formar composiciones fresh & chic, prepárate para convertirte en una experta en la materia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Macetas y soportes

Coloca un mueble delante de la ventana para exhibir mejor tus plantas. Verás cómo tienen más impacto visual y transforman ese rincón. Para que la composición transmita sensación de orden, opta por maceteros iguales o similares. Macetas Socker (desde 0,99 €) y soportes Lantliv (39,99 €); todo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Collage deco y green

En poco espacio, el que ocupa más o menos un aparador o una consola, se puede crear una composición con plantas de diferente porte y una decoración mural de look casual, un punto informal. En la propuesta de aire retro, de La Redoute Interieurs, junto a estas líneas: macetas (desde 14,99 €), marcos (desde 15,99 €) y mueble (899 €).

CAMBIA EL LOOK
¿Desentona alguna de las macetas? Pon a prueba tu creatividad y decórala con pintura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plantar en versión mini

Kokedama. Son plantas que crecen en una bola de tierra con musgo. Su nombre proviene de las palabras japonesas koke (bola) y dama (musgo) con las que también se denomina la técnica tradicional que las crea. En ellas la bola de musgo actúa de maceta orgánica. Se colocan apoyadas en una superficie o como planta colgante y aportan a la decoración exotismo y singularidad. Puedes ver ejemplos en las webs de Rojomenta y Kokedama Soul.

Terrarios. Son recipientes transparentes -para que pase la luz-, en los que se crea un paisaje en miniatura, con su microclima, con plantas, tierra y piedras. Puedes utilizar copas, tarros de cristal, peceras o acuarios, eso sí con una boca ancha que permita acceder bien a su interior.

Jardín vertical con macetas. Fácil de conseguir con celosías y piezas eco-friendly como palés anclados a la pared o contraventanas antiguas. Eso sí, conviene plantar especies que compartan cierta similitud en lo que a cuidado se refiere para asegurarse el éxito.

Junto a estas líneas, maceta Otto, de Affari, en gris cemento con rombos en relieve (4,50 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo un vergel

Incluso los urbanitas pueden tener su propio jardín interior con varias plantas en maceta. Colocadas a diferente altura, sobre algún mueble auxiliar y en la pared, parecerán más de las que son en realidad. Imprescindible, que al menos una supere el metro de altura y un desorden aparente en la composición. Maceteros (desde 25 €), cestos (desde 29,90 €), escalera (48 €) y plantas, de Lene Bjerre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puesta en escena

Un bodegón con encanto, como los creados por estilistas y decoradores, donde las plantas añaden el toque green y llenan el espacio de naturalidad. Sus claves: dos acuarelas son el telón de fondo arty para un grupo de macetas en gris azulado. La figura del ave y el cristal, dan más brillo a la composición.Macetas (desde 16,90 €), campana de cristal (119 €), marcos (29,90 y 69 €) y plantas, de Lene Bjerre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plantas colgantes

Sí, a las plantas colgantes como elemento sorpresa de la decoración. Prueba diferentes longitudes de cuerda y su efecto en la deco, antes de decidirte, y sé original a la hora de elegir material y color del cordón. Macetas (22 € c/u), portavelas (40 €) y cajas (12 y 16 €), de Greengate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plus de estilo

El buen diseño consigue que las suculentas mini destaquen, como en esta composición formada por un dúo de cerámica blanca con filigrana de cobre. Ideal, para decorar una balda o un escritorio, ¿verdad? Recuerda, sus hojas y tallos carnosos almacenan el agua, por lo que es mejor regarlas poco. Macetas, de Umbra (desde 21,73 € c/u en Amazon).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nórdico

En la decoración scandi, con una paleta reducida, es frecuente la presencia de las plantas por todo lo que aportan: color, matices, frescura, dinamismo ¡y vida! Acertarás, si eliges maceteros con texturas naturales. Junto a este sofá, dos variedades de diferente altura son el foco de atención. Maceta y cesta (65 y 85 €), de Bloomingville.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo