Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

50 trucos para hacer la colada más sencilla

¡Porque las abuelas siempre tienen razón!

Si te desesperas al ver la ropa sucia amontonada, estos clásicos trucos adaptados por Susan Waggoner en su libro Simple Country Wisdom, harán la colada mucho más llevadera de lo que podrías imaginar. ¿Te animas a conocerlos?

Fotos: Cortesía de Getty

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los secretos de la cuerda para tender la ropa

- Cuelga la ropa de colores y tejidos brillantes parcialmente a la sombra o al atardecer, así evitarás que pierdan la intensidad de los tonos.

- Si colocas la ropa blanca al sol de la mañana, se volverá mucho más clara de forma natural.

- Una vez al mes, lava la cuerda con un trapo mojado en agua caliente y aceite de pino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trucos para secar la ropa

- Para evitar que la ropa se pegue, retírala de la secadora antes de que esté completamente seca.

- Antes de poner en marcha la secadora,  asegúrate de que la ventilación no está bloqueada y de que el filtro de pelusas está limpio, de esta forma ahorrarás energía y tendrás tu ropa lista en menos tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ahorra energía

- Antes de meter la ropa en la secadora, llévala al tendedero para que se airee. Y cuando laves tejidos pesados, guárdalos en una bolsa de malla y cuélgala en la ducha. De esta manera evitarás que se estiren y reducirás la humedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Organiza las tareas

- Antes de que la lavadora empiece a funcionar, asegúrate de que toda la ropa esté del revés, cierra las cremalleras y estira las sábanas y las toallas. Además de ahorrar tiempo en secado y planchado, la ropa recuperará antes su forma natural y se lavará mejor.

- El vinagre es indispensable en tu sala de lavandería. Con solo una taza suavizarás la ropa durante el centrifugado, y si añades un poquito cuando laves a mano evitarás que los tejidos retengan el jabón.

- Añadiendo un cuarto de taza de bicarbonato a la lavadora no tendrás olores a humedad durante los meses de verano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Trucos para antes del secado

- Antes de introducir la ropa en la secadora, revisa que todas las mangas y las perneras estén desenroscadas, así luego se plancharán mejor.

- Asegúrate de que los tejidos sean similares para evitar un secado excesivo que estropee la ropa, y recuerda que a las prendas más delicadas les conviene el aire frío y durante poco tiempo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mantén los colores brillantes

- Separa las prendas por colores y tejidos, y cuidado con las toallas y los polares, ya que si los mezclas podrían quedarse con pelusas.

- Para que el brillo permanezca y el negro no pierda su intensidad, introduce las prendas del revés y lávalas con agua fría.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plancha de forma inteligente

- Cuando planches una camisa o una blusa, empieza por la parte inferior del cuello, y sigue con el lado superior y las mangas, de atrás hacia adelante.

- Elimina las arrugas con un poco de spray que contenga cinco partes de agua y una de suavizante, ¡así tu ropa olerá estupendamente!

- Cuida tu espalda y tus piernas ajustando la altura de la tabla de planchar al nivel de la mesa, y siéntate para evitar lesiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo tender la ropa en una cuerda

- Sacude la ropa para quitar las arrugas, y una vez tendida alísala con las manos.

- Separa cada prenda unos centímetros y así secará antes.

- Elige un día soleado y con viento, ya que este último evita que la ropa quede rígida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Plancha como un profesional

- Cuando planches telas delicadas como el encaje, coloca un pañuelo húmedo sobre las zonas arrugadas y presiona suavemente, así protegerás la prenda de los daños.

- Cuando se trate de plisados, comienza por la parte inferior del pliegue y sigue de forma ascendente.

- Para que los pantalones queden perfectos, plancha primero los bolsillos interiores, la parte trasera y la delantera hasta la entrepierna. A continuación, coloca los pantalones en línea recta con las costuras interiores juntas, plancha la pierna superior y presiona la parte opuesta de la pierna inferior. Sigue con la costura y forma un pliegue recto. Haz lo mismo con las costura laterales de cada pierna, ¡y no te olvides de colgar los pantalones por los puños para conservar su forma!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Prepara la ropa

- Poner la ropa a remojo durante la noche es una idea genial para que la suciedad se desprenda más fácilmente.

- Los aceites corporales son nocivos para los cuellos de las camisas. Para remediarlo, coge tu champú y utiliza un pincel para esparcirlo sobre la parte manchada antes de lavarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuidado con las prendas que destiñen

- Si una prenda desteñida ha manchado tu ropa, no dejes que se seque, lávala inmediatamente con detergente y un blanqueador.

- Los colores blancos pueden decaer con el tiempo. Para evitarlo, añade entre media y una taza de agua oxigenada a la lavadora cuando esté llena de agua. Déjala en remojo durante media hora, añade un tercio menos de lo normal de detergente y lava como siempre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Simplifica el proceso

- El calor que desprende la secadora puede ahorrarte el planchado de las prendas más pequeñas, como las fundas de almohada o las camisetas. Para conseguirlo, dóblalas y colócalas encima de la máquina.

- Las sábanas y el algodón son más fáciles de planchar si los humedeces con un spray, los guardas en una bolsa de plástico y los dejas enfriar en la nevera durante varias horas.

- Para proteger las prendas, asegúrate de planchar con movimientos suaves y uniformes, y evita presionar demasiado o pasar por la misma zona varias veces. También es importante planchar las telas sintéticas por dentro para que no se formen brillos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ten cuidado con los colores

- Antes de meter la ropa de colores en la secadora o colgarla en el tendedero, recuerda que debes ponerla del revés para evitar que se decolore.

- Si teñiste la ropa en la lavadora y quedaron manchas, ponla a funcionar sola con agua caliente y dos tazas de lejía. Si aún quedan rastros, repite el proceso dejando que la lejía repose en la máquina durante varias horas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pon la secadora de la forma correcta

- No introduzcas demasiada ropa, ya que alargarás el proceso y desperdiciarás energía.

- Si sobrecargas la secadora el aire no podrá circular de manera uniforme, y la ropa quedará húmeda y arrugada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más trucos sobre la cuerda para tender la ropa

- Si padeces asma o alergias, olvídate de este método, ya que el polen del aire se adhiere fácilmente a la ropa y permanece en ella hasta tiempo después.

- Para limpiar las pinzas, guárdalas en una bolsa de malla, introdúcela en un cubo de agua tibia y jabón, enjuaga bien y cuélgala en la cuerda hasta que sequen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Y más trucos de secado al aire libre

- Secar la ropa en el exterior es una manera fácil y efectiva de reducir costes, y es que las secadoras estándar suponen entre el 50 y el 65 por ciento de la factura eléctrica de un hogar. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un secado eficiente

- Secar en dos tandas seguidas es más eficiente que hacerlo en diferentes momentos porque la máquina se calienta solo una vez. Así que comienza con la ropa más ligera, ya que la secadora se calentará poco a poco para la carga más exigente.

- En contra de la creencia popular, las pelotas de tenis y las zapatillas de deporte no ayudan a reducir el tiempo de secado. Es más, pueden esparcir tierra e incluso derretirse entre la ropa.

- Para evitar que las prendas se amontonen en la secadora, sacúdelas de vez en cuando.

- Añadir una toalla de baño limpia y seca a las cargas que contengan pantalones vaqueros, alfombras o toallas, ayuda a absorber la humedad adicional y reduce el tiempo de secado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Elimina las manchas

- Si acabas de lavar una prenda manchada mírala bien antes de introducirla en la secadora, porque si la mancha no salió el calor la fijará y será aún más difícil de quitar.

- Si aún así se te ha colado, ponla a remojo durante treinta minutos en agua y agua oxigenada a partes iguales. Después de ese tiempo, lávala inmediatamente.

- Para quitar las manchas de sangre seca, humedece la prenda con agua oxigenada y enjuágala con agua fría. Elige la misma temperatura en la lavadora.

- Con manchas difíciles como el café, la salsa de soja o la mostaza, echa espuma de afeitar en la zona y déjala reposar durante media hora. Repite el proceso y si la mancha persiste, deja la espuma durante la noche.

- Si tus cortinas de ducha tienen moho o manchas de jabón, no dudes en meterlas en la lavadora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ten cuidado con las pinzas de la ropa

- No cuelgues las toallas de baño por las esquinas, ya que el peso de la tela hará que pierdan la forma y quedarán marcas antiestéticas. Sencillamente, colócalas sobre la cuerda.

- Evita colocar las pinzas sobre los hombros de las camisas de vestir y los tejidos de punto más ligeros. En su lugar, cuélgalos en perchas con el botón superior cerrado.

- No introduzcas sin más las prendas delicadas en la secadora. Si las guardas previamente en un forro no se desgastarán tan fácilmente por el roce.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar