43 ambientes que prueban que el verde es el color perfecto

Inspira naturaleza, es estiloso y además, ¡está de moda!

image

¡Decorar espacios en verde será supersencillo con estos trucos!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una isla a todo color

El verde greenery es el color Pantone del año, pero esta cocina nunca pasará de moda. Los platos decorativos, el techo con estampado de cuadros y la impactante isla siempre serán tendencia.

Foto: Eric Piasecki, diseño por Gideon Mendelson

Estampado de cuadros

Con este estampado, tu sofá será el centro de atención del salón. ¡Atrévete!

Consigue el look: cojines decorativos, 6 € (aprox.) en Amazon

Foto: James Merrell C/O Ashley Klinger & CO.

Un armario que capta todas las miradas

¿Tu recibidor está vacío o tienes un hueco en la escalera sin decorar? Devuélvele la vida a ese armario antiguo y píntalo de verde, ¡quedará monísimo y aprovecharás el espacio!

Consigue el look: 3,78 litros de pintura para muebles, 75 € (aprox.) en Amazon

Foto: Brian Woodcock

La despensa más alegre

Para decorar la despensa, la dueña de esta colorida casa decidió pintar la puerta con el mismo verde de la mesa del desayuno.

Foto: John Ellis

Una biblioteca luminosa

Las estanterías de color menta convierten la librería de esta casa de campo en Connecticut en un espacio acogedor, y consiguen dirigir la atención hacia los libros y antigüedades que reposan sobre ellas.

Foto: Miki Duisterhof

Inspirarse en un jardín

Los dueños de esta casa en Catskills decoraron el baño con dos tonos diferentes de verde: Cooking Apple Green y Breakfast Room Green, ambos de Farrow & Ball.

La tela que cubre el lavamanos, con dibujos de rosas y helechos, sirve para esconder el desorden. Y el enrejado del papel pintado sigue inspirándose en un jardín.

Foto: Max Kim-Bee

Cabeceros enrejados

En esta habitación de invitados, los cabeceros enrejados en el tono Haven de Sherwin-Williams, añaden profundidad sin sobrecargar el espacio, ya que combinan a la perfección con el color de la pared: Apple Blossom de Benjamin Moore.

Foto: Brian Woodcock

Perfecta imperfección

Cuando los dueños de esta casa de campo en New Hampshire renovaron la habitación y quitaron el papel pintado, no les gustó nada el aspecto del color verde que cubría las paredes, pero con el tiempo, empezaron a adorar la estética envejecida.

Foto: Tara Donne

Cocina reinventada

En esta cocina de una casa en California, el banco ofrece un amplio espacio para comer, y las lámparas (recuperadas de un almacén) añaden un toque industrial.

Foto: Lisa Romerein

Rincón de lectura

Thomas Paul personalizó el sillón de Ballard tapizando los cojines con telas de Pendleton. La forma perfecta de añadir dulzura en el dormitorio de invitados de nuestra casa del año 2012.

Foto: Max Kim-Bee

Nostalgia del campamento

El baño rústico de esta casa en Los Hamptons, pintado en el tono Bunker Hill de Benjamin Moore, recuerda a aquellos veranos de campamento.

Foto: Max Kim-Bee

Porche en armonía

El sofá del porche de esta casa de campo en Nueva York, lo convierte en la zona más acogedora de la casa. Además, la alfombra verde contrasta con las sillas amarillas y armoniza con el entorno.

Foto: Lucas Allen

Grandes ideas para un espacio pequeño

Los armarios de esta habitación de invitados, están pintados en un tono verde que ilumina el espacio.

Foto: Max Kim-Bee

Un dormitorio acogedor

Para jugar con las dimensiones de esta habitación de invitados en una casa de campo victoriana, el propietario pintó las paredes en verde.

La cama con dosel cubierta por una manta de lana de rayas, consigue crear un espacio acogedor. Y a su vez, las cortinas con motivos botánicos ofrecen suavidad y privacidad.

Foto: Roger Davies

Industrial y vintage

La cama de cedro ofrece un contorno áspero alrededor de las esquinas, en una paleta de colores oscuros que va desde los tonos oliva hasta los marrones.

El toque masculino se consigue con el maletín de cuero antiguo que reposa delante de la cama. Por otro lado, los moldes de zinc situados debajo del banco son ideales para decorarlos con jarrones.

Un escondite privado

Crear un escondite privado es tan fácil como usar una barra y unas cortinas. Enmarcado por las vigas de madera originales de la casa, este rincón cuenta con ropa de cama de John Robshaw, una alfombra a rayas de Dash & Albert, y unas paredes pintadas en un verde calmante.

Foto: Lucas Allen

Entre lo antiguo y lo nuevo

La ropa de cama en color lima de Pine Cone Hill junto con el ventanal del techo, crean una habitación de invitados superluminosa.

Además, la cama de IKEA y la mesa auxiliar de metal contrastan con el escritorio y el banco antiguos.

Una habitación infantil de lo más alegre

El papel pintado de este dormitorio está formado por un par de mapas de Hammacher Schlemmer. La cama es de Pottery Barn Kids; y las sábanas y la cesta verde y azul son de Land of Nod.

Foto: Lucas Allen

Encanto campestre

Esta acogedora habitación mezcla el encanto campestre tradicional con detalles frescos.

¿Quieres conseguirlo? Elige un tono uniforme y combínalo con estampados grandes (como el floral) y con otros más pequeños. Aquí, la pared verde conjunta con la ropa de cama rosa.

Foto: Jean Allsopp

Una cocina de campo clásica

En esta cocina, los armarios de color crema combinan con las encimeras de madera y las paredes de mármol.

Foto: Miki Duisterhof

Una cocina en verde claro

¡Elegir el tono Chameleon de Benjamin Moore para pintar esta cocina ha sido todo un acierto!

Foto: Lucas Allen

Una reinvención sencilla

Los armarios de 1930 han ganado en frescura con los paneles de madera de las puertas y los pomos nuevos. Además, la encimera verde contrasta con el color blanco y añade un toque divertido al ambiente.

Foto: Lucas Allen

Un comedor lleno de color

En la casa de los Beekman en Nueva York (ahora propiedad de Brent Ridge y Josh Kilmer-Purcell), una pareja de sillas procedentes de una tienda anticuaria rodean la mesa de roble rojo que Brent construyó con sus propias manos.

Por otro lado, el rojo y el verde (los colores dominantes de la estancia), se complementan y contrastan perfectamente en el comedor.

Foto: Lucas Allen

Historia viva

La cocina de esta casa histórica en Catskills, cuenta con una mesa de roble y un par de sillas de un mercadillo callejero. La más alta, que se encuentra al fondo, fue un regalo de un amigo y es donde se sienta Charlton, el bebé de 18 meses de los propietarios.

Los paneles inferiores de la pared y los contornos de las ventanas están pintados en verde, añadiendo un toque divertido al ambiente.

Foto: Max Kim-Bee

Pura elegancia

Para decorar la sala del desayuno, el dueño de esta casa combinó una robusta mesa de caballete con sillas ladderback y Windsor. Todo ello en armonía con la lámpara de níquel pulido. Además, los armarios están pintados en un verde suave que contrasta con el tono oscuro del suelo.

Foto: Zach Desart

Flores vintage

La mejor forma de tener un jardín en el comedor es con un papel pintado como este con dibujos de uvas. Además, el estampado es lo suficientemente pequeño como para permitir que destaquen las bandejas vintage de metal.

Las cuatro sillas Windsor junto con la mesa en color crema, completan la armonía de las paredes.

Foto: Brian Woodcock

Toques de color

La mezcla entre el verde y el azul de los cojines dan brillo al comedor de esta casa de campo en Connecticut. Además, el dueño aprovechó para decorar los estantes a cada lado de la mesa con su colección de garrafas. ¡Precioso!

La naturaleza en casa

Inspirado por la naturaleza que se observa a través de las ventanas, el propietario de esta casa victoriana de 105 años añadió a su salón elementos rústicos de madera y toques de color verde.

Las sillas, lacadas en un tono manzana, contrastan con la antigua alacena donde reposa una colección de tazas de cobre de Moscú, y una vajilla de porcelana blanca y verde.

La alfombra oriental rosa palo con detalles en azul cielo, termina de completar la mezcla.

Foto: Roger Davies

Un salón primaveral

En esta casa de playa en East Hampton pintada en un verde alegre, las piezas de IKEA (unas cortinas de 5 € aprox. y una alfombra de yute de 82 € aprox.), combinan con el sofá ecológico (1.400 € aprox.) de Lee Industries. La mesa de centro de madera fue comprada en una tienda local llamada English Country Antiques.

Foto: Laura Moss

Luz y brillo

El propietario de esta casa en Oregón compró la puerta de estilo granero en Barn Doors Hardware y la pintó en un verde chartreuse. Para los techos, utilizó el tono Lemon Ice de Benjamin Moore.

Por otra parte, el suelo de madera de LongHorn Lumber combina con la alfombra kilim de World Market, creando un recibidor de lo más acogedor.

Foto: Max Kim-Bee

Estanterías hasta el techo

Los propietarios de esta casa histórica en Austin, reemplazaron los armarios de la parte superior por estanterías, aprovechando el techo inclinado.

Pintadas en el tono Land of Liberty de Benjamin Moore, para acceder a las partes más altas utilizan una escalera. Pero además, la cocina cuenta con una isla de acero inoxidable, una consola de madera de mango cubierta de mármol, y una placa de gas de la marca Aga.

Foto: Alec Hemer

Un baño de impacto

El dueño de esta cabaña de madera en Michigan utilizó una parte del sótano para crear este cuarto de baño.

El espejo lleva una balda que construyó él mismo con los restos de un aparador antiguo, y que está pintada en el mismo tono que la cajonera, comprada en un mercadillo callejero.

Foto: Johnny Valiant

Tonos tierra

En lugar de utilizar el típico color blanco, la dueña de esta casa de campo en Montana decidió usar tonos oscuros.

Los armarios están pintados en Mohengan Sage de Benjamin Moore y los paneles de madera están barnizados con un marrón dorado.

Foto: Bjorn Wallander

Armarios en color verde

En esta casa de playa, los armarios de la cocina fueron pintados en un tono similar al Green Crystal de Olympic.

El artista Tim Dibble se encargó de diseñar la pieza que cubre el fregadero, donde incluyó iconos locales, como un molino, una ballena, un faro y el mar revuelto.

Foto: Miki Duisterhof

Baño en dos tonos

El falso panel que cubre este baño fue pintado en dos tonos de verde, claro y oscuro.

Un consejo: para habitaciones con techos bajos, coloca cuadros y piezas de arte en el suelo en lugar de ponerlos sobre la pared, así generarás sensación de altura.

Foto: Lucas Allen

Cocina campestre

La propietaria de esta cocina de campo reformada, encontró la mesa de escritorio mexicana de principios de 1900 en una tienda de antigüedades (290 € aprox.), y vio la oportunidad perfecta para convertirla en su isla de cocina. Para hacerla más funcional, colocó una balda de madera en la parte inferior.

Foto: Lisa Romerein

Un baño elegante y chic

El dueño de esta casa de campo en Montana apostó por pintar la parte baja del baño principal en un verde musgo, y la zona superior de la pared en blanco marfil.

Foto: Bjorn Wallander

Una biblioteca muy verde

En la biblioteca de esta casa de campo tan colorida, las paredes de las estanterías están cubiertas de cuadros y fotografías, creando un pequeño espacio artístico.

Los propietarios encontraron las lámparas de techo en una tienda local de antigüedades. Y por otro lado, la reproducción de la silla Windsor destaca en el entorno por su color amarillo.

Foto: Gridley + Graves

Verde y fresca

Los propietarios de esta casa de campo en Connecticut, se inspiraron en el verde de la vegetación exterior para diseñar la paleta de colores de la cocina, y lo incluyeron en los marcos de las ventanas, la isla y algunas puertas de los armarios. El suelo está formado por tablas de castaño.

Foto: Michael Partenio

Una cocina ecléctica

Esta cocina retro no sobrecarga la vista gracias a la pared pintada en blanco.

Foto: Lisa Romerein

Estilo inglés

Esta antigua escuela transformada en una casa en Catskills, apuesta por el estilo inglés con un salón pintado en verde que incluye muebles antiguos, motivos botánicos y cuadros en las paredes.

Para darle un giro al look clásico, añadieron un candelabro plateado, cojines con estampado de jirafa y una lámpara de inspiración tropical.

Foto: Lucas Allen

Verde relax

Las paredes en verde claro (tono DKC-46 de Donald Kaufman) son el fondo perfecto para esta casa de California.

Foto: Victoria Pearson

Un dormitorio vibrante

El reducido tamaño de este dormitorio pasa desapercibido gracias a los cuadros y a los colores vivos. La pared, junto con los estampados en verde y blanco, animan la habitación.

Pero antes de verla tan bonita como ahora, el techo bajo creaba un espacio aparentemente inutilizable. Por eso, los dueños contrataron a un carpintero que construyó una estantería para los libros, y al otro lado, armarios y cajones de almacenaje.

Foto: Lucas Allen

Publicidad - Sigue leyendo debajo