Las mejores 20 puertas correderas para ganar espacio en casa

Descubre los materiales, acabados y diseños que harán que tu casa parezca más grande. Tienes puertas correderas para viviendas actuales, retro y de campo.

la puerta, en madera de encofrado reciclada, separa las dos plantas de la vivienda
Miriam Yeleq

Todo el mundo sabe que una puerta corredera es aquella que se desliza en paralelo a la pared. Pero ¿conoces a fondo las posibilidades que te ofrece?

Sus ventajas, en tres ejemplos

-Imagina que tu dormitorio es pequeño y cada vez que abres la puerta, choca con los pies de la cama. Si instalas un modelo deslizante, ganarás una zona despejada para pasar con soltura.

-Tu baño es liliputiense y, por más que le das vueltas, no ves forma humana de encajar un lavabo grande con un mueble donde guardar productos de belleza, el botiquín o la maquinilla con la que te rasuras la cabeza. Con una puerta corredera ya no necesitas mantener despejados los 80 centímetros que ocuparía una hoja tradicional al abrirla, así que podrías ubicar el lavabo de tus sueños en esa pared que antes debía estar vacía.

-Disfrutas en la cocina, aunque te encantaría que fuera más luminosa. Pero ¿cómo? Aquí volvería a entrar en acción nuestra amiga corredera, pero para estos casos, buscaríamos una que fuera de cristal: así, incluso cerrada, dejaría pasar la luz natural que llegue desde el salón o la habitación contigua. Consulta la forma de ganar luminosidad con puertas acristaladas y cerramientos.

Si aún así tienes dudas sobre si deberías o no instalar una hoja corredera, puedes resolverlas con estos consejos para elegir las puertas interiores de tu casa.

Buscar el modelo ideal para tu espacio

-Una corredera empotrable es la que, al abrirla, se esconde dentro de la pared. Para instalarla es imprescindible hacer obra. ¿A favor? Puedes aprovechar para colocar muebles, sanitarios o electrodomésticos a ambos lados del tabique. ¿En contra? Si por ese muro pasan tuberías de agua o en él se apoya un radiador, deberás consultar a un profesional para saber si se pueden desplazar las instalaciones a otra zona de la casa.

-La puerta corredera que se desliza sobre guías ocultas en el techo es perfecta para unificar ambientes: al no existir raíles en el suelo, verás cómo el suelo continúa de una habitación a otra y parecerá que el espacio es más grande.

-Existe la hoja que, en lugar de esconder la guía, la deja a la vista en la pared de forma intencionada. Es la típica que todos mirarán y dirán "Oh, qué bonita". Porque, precisamente, esa es su función: convertirse en un elemento decorativo más. Se utiliza, sobre todo, con puertas de materiales y diseño llamativo que, además de una función práctica —aprovechar mejor el espacio— tienen un objetivo estético. Descubre aquí otros poderes decorativos de las puertas.

la puerta, en madera de encofrado reciclada, separa las dos plantas de la vivienda
Miriam Yeleq
1 de 20
De madera recuperada

La gran hoja se desliza sobre una guía negra. Su acabado es muy parecido al de los muebles de la cocina, con lo que su integración es perfecta. Un plus añadido: si te das cuenta, la puerta corredera, cuando se mueve hacia la izquierda, oculta la escalera por la que se accede a la planta baja. Proyecto, de Jessica Bataille.

piso retro  new cocina de madera con suelo hidráulico
Pablo Sarabia
2 de 20
Con cuarterones translúcidos

El ejemplo perfecto de un modelo que deja pasar la luz natural incluso cuando la hoja está cerrada. Ideal para una casa retro, su frente combina cuarterones de madera opaca en la parte de abajo —que ocultará, por ejemplo, el trajín mientras se saca la ropa de la lavadora— y de vidrio esmerilado arriba, que mantiene cierta privacidad sin obstaculizar la libre circulación de la luz. Proyecto, de Luisjaguilar Arquitectura.

una misma puerta corredera comunica el dormitorio con el cuarto de baño y el vestidor
Patricia Gallego
3 de 20
Una que vale por dos

El dormitorio de la imagen carecía de ventana, pero ahora la luz natural llega hasta él gracias a dos vanos: el de la izquierda conecta con el baño, y el de la derecha, con un vestidor. Una única puerta corredera da paso a ambas gracias al riel negro que cubre todo el frente. Proyecto, de Leticia Rodríguez de la Fuente.

casa paula duarte dormitorio con baño y vestidor
Miriam Yeleq
4 de 20
Estilo granero

La interiorista Paula Duarte eligió este modelo con listones de madera, que evoca los portones de las antiguas granjas, para separar su dormitorio del baño. La guía del techo por la que se desplaza la puerta corredera se oculta tras una cornisa blanca, que se mimetiza con las paredes y armarios. El acabado de la hoja añade calidez al ambiente, donde predomina el blanco y, a la vez, entona con el mueble del lavabo.

la puerta corredera, actual, armoniza con la pared de piedra y el suelo de barro rústico en esta casa de campo
José Luis Hausmann
5 de 20
Un modelo de diseño

Espectacular, en esta casa de campo, la solución para integrar el baño en el dormitorio sin perder la esencia rústica. Se trata de una puerta corredera blanca, a tono con el techo para potenciar la luminosidad del dormitorio. Su diseño actual es el contrapunto perfecto para la estructura rústica de la vivienda, con tejado inclinado, vigas vistas, paredes de piedra y suelo de barro. Proyecto, de la arquitecta Glòria Duran Torrellas.

piso reformado con dormitorio moderno y puerta corredera de cristal con perfiles negros
MIRIAM YELEQ
6 de 20
El toque moderno

Imagina que tu pasillo es oscuro. Esta puerta corredera con cuarterones de cristal lo transformaría en luminoso gracias a la luz que entraría desde el dormitorio. Los perfiles negros —puedes pedir que sean de hierro o bien de madera, en ambos casos con un acabado oscuro— añaden una nota actual a la decoración. Interiorismo, de M-Arte.

piso en barcelona reformado con ladrillo visto dormitorio con baño
JOSÉ LUIS HAUSMANN
7 de 20
Genial en espacios mini

Este cuarto de baño incorporado al dormitorio tenía los metros justos y, si no fuera por la corredera, su interior habría sido muy diferente. La hoja ha permitido colocar los sanitarios separados —el inodoro ahora sí cabe en su ubicación actual—, y su frente tiene el mismo diseño de las puertas que dan a la galería, pero sin cristal para garantizar la intimidad de quien esté en el baño. Proyecto, de la arquitecta Desirée García Paredes.

baño estilo rústico
PATRICIA GALLEGO
8 de 20
Segunda oportunidad

Ante ti, una puerta antigua, recuperada por un herrero y transformada en una hoja corredera. La madera envejecida, con los matices que en ella dejó el paso del tiempo, los herrajes negros y la barra a tono por la que se desliza, añaden autenticidad a la casa de campo en la que se encuentra. ¿Te has fijado en sus cuarterones? Los conserva, pero los inferiores se han cubierto con cortinillas de tela a tono con la cortina y la decoración country chic del dormitorio y el baño. Reforma, de Beatriz Guijarro. Interiorismo, de Amelia Aran.

9 de 20
Tipo libro

Una versión diferente a las que has visto hasta ahora. Es corredera porque se desliza, pero en lugar de tener una sola hoja, está formada por varias articuladas, que se pliegan a la hora de cerrarla sin invadir la pared contigua. Su diseño, con un cuarterón inferior vertical y tres superiores horizontales, potencia visualmente la altura de la puerta.
Foto: Pinterest

10 de 20
Urbanita y country

Nadie diría que tras esta hoja de sólida madera y aspecto rústico se encuentra todo un sueño: un cuarto limpio y ordenado para hacer la colada. ¿La clave para que la puerta corredera parezca de una casa ubicada en el campo, aunque en realidad esté en el centro de una ciudad bulliciosa? El listón de madera que atraviesa el frente en diagonal, entre dos esquinas opuestas.

Foto: Pinterest

11 de 20
Espíritu zen

Tres elementos llaman la atención en este caso. El diseño en cuadricula de la puerta transmite sensación de orden; el vidrio translúcido permite que pase la luz, pero no sabemos qué ocurre al otro lado de ellos; y las jambas de madera enmarcan la puerta para convertirla en una pieza decorativa clave.

Foto: Pinterest

puerta corredera estilo granero
Pinterest
12 de 20
La casa de la pradera

Basta echar un vistazo a esta puerta corredera para entender que estamos en una vivienda de amplias dimensiones. La hoja king size realizada con listones de madera parece decir: "sí, soy grandiosa". Sus pequeñas irregularidades, nudos y vetas añaden belleza al diseño. Fundamental: que la guía y los soportes que la unen a ella sean resistentes para soportar su peso.

Foto: Pinterest

puertas plegables
Pinterest
13 de 20
Todo al blanco

Un interesante efecto el que logran estas cuatro hojas pivotantes. Si te das cuenta, la última es fija, unida a la pared mediante bisagras. Y de las otras tres, solo dos de ellas se sujetan al techo por un punto situado en uno de los extremos. ¿Qué se consigue, así? Que la gran estructura acristalada de pared a pared resulte dinámica: la puedes plegar por completo, extender solo una o dos hojas o dejarlas como en la imagen, tipo fuelle.

Foto: Pinterest

14 de 20
Efecto óptico

Con la preparación adecuada, una corredera puede parecer cualquier cosa salvo una puerta. El cuadro que decora esta de la imagen logra que parezca una pared con baldas a un lado para colocar libros. Sin embargo, cuando la hoja de desliza hacia la izquierda, la estantería desaparece ante nuestros ojos y solo vemos un inocente muro que flanquea el paso hacia el pasillo.

Foto: Pinterest

15 de 20
De estilo clásico

Imagina que tu casa tiene unas magníficas puertas antiguas que, cuando se abren, ocupan un espacio que necesitas para colocar muebles. No renuncies a ellas y aprovéchalas como hojas correderas. Y, si no las tienes, busca en almonedas, mercadillos y derrumbes: ¡puedes encontrar auténticos tesoros!

Foto: Pinterest

16 de 20
Oda al diseño nórdico

De madera y con bordes en todos sus laterales, esta puerta encaja en ambientes de estilo escandinavo. Pero, más allá de su diseño, tiene truco. La hoja es mayor que el vano que da paso al dormitorio. ¿Y qué se consigue? Que nada más verla, todos nos demos cuenta de que la casa tiene techos muy altos.

Foto: Pinterest

17 de 20
La puerta secreta

De suelo a techo, sin guías a la vista y en el mismo color blanco que reviste las paredes. La gran corredera solo se delata por un pequeño detalle: el tirador necesario para abrirla y cerrarla. Y si es discreta ahora, lo será más aún al abrirla, porque desaparecerá casi por completo y nadie reparará en ella.

Foto: Pinterest

18 de 20
En azul empolvado

Se trata de una corredera rústica de madera, como las que ya hemos visto hasta ahora. Sin embargo, algo la hace diferente. Cuando se trate de una variedad poco noble, puedes personalizar su acabado con pintura. Los tonos soft y empolvados —celeste, rosa, mint…— poco habituales en puertas, darán encanto al espacio.

Foto: Pinterest

19 de 20
Marcar la diferencia

En decoración, introducir un elemento discordante, que nadie esperaba en ese ambiente, impacta por su efecto sorpresa. En este salón blanco, una puerta de madera desgastada, irregular y con un origen incierto, capta la atención. El contraste de su textura ruda frente a la inmaculada pared lisa sobre la que se desliza, no puede ser más bello.
Foto: Pinterest

20 de 20
Al natural

No te dejes engañar por las apariencias. Si tienes la suerte de encontrarte con unas puertas señoriales con exceso de barniz o en un acabado que no se adapta a tu estilo de vida, consulta con un carpintero. Lo más probable es que debajo de esa capa que te horroriza se esconda una magnífica joya de madera que solo hay que decapar para recuperar su belleza original. Y un último punto: ¿donde colocas los tiradores? A la altura de tu codo, para que te resulte cómodo abrir y cerrar las hojas correderas.

Foto: Pinterest

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io