Rosa romántico

Desde el rosa palo hasta el fucsia brillante, esta gama destila delicadeza, ternura, fuerza, energía y juventud a partes iguales.

Hace tiempo que se quitó de encima ese estigma de color cursi y hoy decorar con él resulta sumamente agradable. ¡Y no solo las habitaciones infantiles! Un tono frambuesa en la cocina o un rosa pastel en el baño quedarán perfectos. Armoniza con la gama de los marrones y grises y, para jugar al contraste, opta por el blanco, el negro, el azul marino o los verde oliva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salón en rosa palo

Prueba en el salón con un rosa palo en paredes y en sofá, para crear una atmósfera sosegada. Y como contraste, vegetación en verde, materiales naturales y toques dorados. De la colección Urban Garden, de Maisons du Monde: mesa baja de roble Portobello (299 €) y funda de cojín Fina (13,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alfombra

De la mezcla del rojo con el blanco surge el rosa y en este salón se ha hecho visible la dinámica combinación con el fucsia como protagonista. Colección Floral Heritage, de Laura Ashley: pintura rosa pomelo (60 €/2,5 l), alfombra Lewes (340 €) y cortinas con estampado floral Dalhia parade (61 €/m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá

El rosa apagado y un tanto agrisado del sofá imprime a este rincón cierto aire decadente. Un complemento actual, como la lámpara de pie en metal cobre, eleva el nivel y hace de punto focal. Sofá y lámpara, de la firma Kenay Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojines lisos y estampados

Si te parece muy atrevido pintar una habitación en rosa, opta por colocar piezas concretas en el salón o en el dormitorio, como una butaca, un banco o una cómoda con aspecto envejecido, o los socorridos textiles que tanto juego dan. Cojines lisos y estampados Cuban Zen, de Primark (6 € c/u).  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pintura rosa chicle

Según el tono que elijas podrás transformar
tu cocina en un lugar dulce, si la pintas de rosa chicle, o darle un aire más chic, si optas por un tono más suave. En ambos casos, combínalos con beis y blanco para llenarla de luz. Pintura Dux Satinado Mix, de Bruguer (27,85 €/l).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sistema modular

En zonas oscuras, como la despensa en la cocina, vendrá bien un suave toque rosado. Empléalo en toda la pared o solo en la mitad y combínalo con azulejos blancos. Puedes introducirlo también a través de textiles, accesorios y electrodomésticos. Módulos sistema Omar, de Ikea (desde 30 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tela de algodón

Los tonos coral se llevan de maravilla con azules y verdes. Utilízalos para tapizar sofás y butacas en salones y dormitorios, si en ellos predomina el blanco. Resulta un excelente recurso para estimular la decoración. Tela de algodón Saga Forest en butaca (39 €/m) y cojín en gris Waves
(39,50 €), de la firma sueca www.littlephant.com 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas