La reforma perfecta

En el cuidado de los detalles radica el éxito final de una reforma; no los olvides, por insignificantes que te parezcan. Estudia con detenimiento estos consejos, te ayudarán a conseguir el resultado perfecto.

image
1 de 8
DETALLES. Descubre tu lado más práctico e inventa tus propias soluciones decorativas.

Es uno de los mejores caminos para que el resultado final de tu reforma sea único. Eso sí, olvida las chapuzas o los elementos fuera de tono, podrías dar al traste con todo el trabajo realizado. Aquí podemos apreciar un buen ejemplo; esta librería se encargó sólo con los paramentos verticales, los estantes, que tan modernos nos parecen, no son más que barras de cortinas de acero con un cristal encima. Genial, ¿no?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
SOLUCIONES DE OBRA. Los exquisitos remates que se pueden conseguir mediante la albañilería son infinitos.

El concepto de la albañilería como el mero enfoscado de las paredes pasó a mejor vida hace tiempo. Hoy en día un albañil virtuoso es capaz de conseguir cambios increíbles en un espacio a base de yeso, Pladur o ladrillo. Es muy común solucionar el problema de las bajantes o de los pilares maestros –imposibles de eliminar– tapándolos con ladrillo y espátula. Pero hay muchas otras opciones que al finalizar las obras marcarán la diferencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
TECHOS. La explotación del potencial decorativo de los techos puede afectar drásticamente a toda la habitación.

Podríamos compararlo con la tapa de una caja de regalo, sin ella está incompleta, pero si está mal elegida, es casi peor. Lo mismo ocurre con los techos, es conveniente prestarles atención y darles el mejor acabado, pero siempre teniendo en cuenta las dimensiones de la habitación, la altura, inclinación, o el efecto que se quiera conseguir. Un techo blanco es perfecto cuando los elementos de la habitación merecen toda la atención.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
DE MUCHO USO. La inversión en materiales de alta calidad compensa con su buena presencia y durabilidad.

Si te detienes a contar cuántas veces abres a lo largo del día los armarios de las habitaciones, los cajones del baño, los muebles de la cocina o, simplemente, las puertas de paso, comprobarás que son muchas más de las que suponías. Por este motivo, es muy recomendable invertir un poco más en los tiradores y picaportes, ya que a la larga lo barato sale caro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
LOS RINCONES. Detalles tan pequeños como el rodapié lo dicen todo de una reforma.

Y es que, aunque te parezca que zonas como el suelo, o lo que queda detrás de las puertas no tienen importancia, todo se ve, y son precisamente este tipo de remates los que marcan la diferencia entre una obra mediocre y otra bien hecha. Para conseguirlo, considera las carpinterías y el rodapié como un conjunto, siempre con el mismo acabado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
ÚLTIMOS TOQUES. Antes de que se vayan los operarios, procura que te instalen los últimos complementos, como los toalleros, las lámparas, los pomos y picaportes…

Son elementos que, aunque puedan parecer fáciles de poner, suelen dar quebraderos de cabeza. Un profesional siempre va a contar con esa llave que tú ni sabías que existía para instalar los toalleros, o sabrá cómo hacer el empalme de los cables de las lámparas de techo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
CARPINTERÍA. Algunas partidas de la reforma merecen una mayor inversión que, seguro, rentabilizarás con el tiempo.

La número uno es, sin duda, la carpintería. Piensa que una cocina de calidad puede durarte toda la vida mientras que una mal acabada probablemente tenga las puertas descolgadas en pocos años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
INTERIORES. Fíjate bien en el presupuesto antes de firmarlo y comprueba que incluya el interior de los armarios.

Por norma general, la partida de carpintería contempla todos los armarios, aunque sin vestir; esto quiere decir que te los entregarán vacíos. Una vez que el equipo de la reforma se ha marchado de tu casa, es muy complicado que regresen para un trabajo pequeño como hacer el interior de un armario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas