Aprovechar las alturas

Sobre una puerta, encima del armario o para rentabilizar la altura excepcional del techo. Dirige la vista hacia arriba. ¡Cuánto espacio aún por aprovechar! Descubre el poder del almacenamiento en vertical con estos altillos.

Altillo
Micasa
1 de 7
Prolongar el falso techo

Prolongar el falso techo Si vas a emprender una reforma, ten en cuenta esta opción: para salvar el desnivel de los techos de dos zonas contiguas se ha continuado el falso techo en la estancia que cuenta con mayor altura, a modo de balda. El acceso se ha ubicado sobre el vano que comunica con el dormitorio. Resulta muy práctico para almacenar la ropa de temporada en cajas apiladas. Lámpara, de Batavia. Cuadros, de Brocar. Cabecero y mesilla volada, realizados a medida en DM lacado.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Altillo de almacén

En este loft, donde se derribaron todos los tabiques divisorios, sólo la zona de estar quedó enmarcada por una viga y varias columnas de hierro. Sobre el sofá se creó un práctico altillo de madera con un doble objetivo: reducir visualmente la distancia hasta el techo y almacenar libros. Así, el salón queda más recogido y se saca partido a las características de la construcción. Además, es un práctico soporte en el que ubicar los altavoces para que el sonido se reparta de forma uniforme. Rinconera, de Casadesús Sofás. Pufs, de Ikea.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Altillo
Micasa
Trastero en lo alto

En la reforma de esta vivienda solo el baño y el dormitorio se independizaron del resto —diáfano— mediante tabiques. La estructura no se elevó hasta la cubierta de la casa y el hueco que queda entre ésta y el techo se aprovecha como minitrastero para almacenar cajas, juguetes, incluso, bicicletas. Se cuidó especialmente el diseño de la escalera, de manera que se integrara en la decoración y quedara fija para acceder a esta zona con facilidad. Además, como el techo de la casa está en desnivel, en la parte de mayor altura de la cubierta hay hueco para que una persona alcance las cajas más retiradas.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Un altillo con estantería a medida

La parte alta de los armarios siempre se reserva para almacenar lo que se utiliza con menos frecuencia. En lugar de realizar un armario hasta el techo, crea dos módulos: uno de almacenaje cerrado y otro, en la parte superior, a modo de librería abierta. De esta manera tendrás organizados todos los libros que ya hayas leído. Encarga una composición similar en DM lacado o de obra. Lámpara de mesa I.Cono, de Vibia.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Dormir en el altillo

Si dispones de altura suficiente entre el techo y el suelo, una solución ideal para que a tu hijo le entusiasme irse a la cama es situarla en un altillo, protegido por una barandilla metálica. Aprovecha la parte inferior con un armario o una estructura con otra cama en el caso de que la habitación sea compartida. También puedes crear un rincón personal en el altillo, decorado con unos pufs y unas mesitas auxiliares como zona de lectura o para escuchar música. Será el refugio perfecto de cualquier adolescente.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Altillo en un retranqueo

La irregularidad de la planta ha servido en esta propuesta para encajar un banco y un altillo. A 30 cm del techo se ha instalado una balda que acoge varias cajas y que, además, marca la altura del zócalo que decora el ambiente. La combinación de dos colores —con el más intenso arriba— acorta visualmente la distancia que separa el techo del suelo.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Altillo en un vano

Cuando se quiere ganar sensación de amplitud, continuidad visual o facilitar el flujo de luz, los ambientes comunicados son una apuesta básica. Dejar amplios vanos, eliminar tabiques o crear hornacinas abiertas son soluciones arquitectónicas apropiadas, pero que no están reñidas con la posibilidad de crear soluciones de almacén muy estéticas en las zonas elevadas. Una balda o estante cerca del techo no rompe el concepto y, sin embargo, posibilita la decoración de la parte alta de la habitación. Aquí, la cocina se abre al salón mediante un amplio vano equipado con una barra de desayunos que se complementa con una balda alta en roble.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas