Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Haz lo opuesto a lo que piensas para ordenar tu casa

Empieza por no hacer nada y continúa por no tener un buen sistema de organización y no buscar un sitio para cada cosa en tu casa.

1 de 8
No hagas nada

Sí, sabemos que no parece la mejor forma de empezar a organizar tu casa, pero, confía en nosotros, lo es. Durante unos días no ordenes nada y déjate llevar. Lo aconseja la corriente Mindfulness. ¿El objetivo? Conocerte mejor, detectar cuáles son tus hábitos y las zonas en las que tiendes a acumular cosas: la silla en la que dejas la ropa, el cajón de la mesa de la entrada donde guardas el correo, el rincón del salón en el que sueles abandonar tus zapatos... Una vez lo hayas analizado, presta más atención a estas áreas y piensa en trucos o estrategias para que el caos no los invada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Nada de "tirar, guardar, donar"

Organizar puede ser una tarea muy estresante y tener que pensar qué vas a hacer con cada cosa que descartes puede conseguir que te agobies todavía más. Nuestro consejo: divide el proceso en dos partes. Ten en casa un lugar en el que deposites todo lo que ya no quieras (puede ser un armario, una caja o una habitación) y ve acumulándolo ahí cada vez que te des cuenta de que algo te sobra. Una vez cada dos semanas párate a decidir hacia donde irá cada objeto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
No compres cajas

¿Cuántas veces has dicho: "tengo que comprar cajas para ordenar el garaje / armario / trastero..."? La mayoría de los expertos aconseja que no lo hagas ya que, no solo te anima a acumular más cosas, sino que, además, las cajas son más objetos para guardar (y muchas veces las dejamos medio vacías). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
No cada cosa tiene su lugar

¿Cuántas veces has oído eso de: "un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar"? Olvídalo. Los organizadores de Knoxville Organizer están en contra de esta afirmación porque se entiende que tienes que guardar todo. "En muchas ocasiones, el mejor sitio para un objeto es lejos de tu vida", afirman.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
No te planifiques

La excusa "es que no sé ni por dónde empezar" es el comienzo del fin (de mantener el orden en casa). No lo pienses demasiado, solo hazlo. Comienza por la habitación en la que estás, por el armario que tienes más cerca, por lo más urgente... pero comienza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Di no al día de la limpieza

Intentar ordenar toda tu casa en un día no es una buena idea. Las posibilidades de posponer esta tarea crecen exponencialmente cuanto mayor ha de ser el esfuerzo para llevarla a cabo y muchas veces hacemos todo, pero a medias. En su lugar, piensa en ir poco a poco. "Más vale una tarea completamente hecha que muchas empezadas", sentencian los expertos de Sort it Out.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
No busques el perfeccionismo

La organizadora profesional Fay Wolf cree que exigirse demasiado a la hora de ordenar es el primer paso para fracasar en la tarea. No intentes que tu casa sea la mejor definición gráfica del orden perfecto porque solo conseguirás estresarte más al empezar, sentirte frustrado si no lo consigues y abandonar. Ve poco a poco mejorando y sé condescendiente contigo mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
No busques el sistema de organización perfecto

"Ordenar por colores, formas, tamaños o usos, lejos de ayudarte, te dará más trabajo", explican desde Neatnik. No te cargues con más responsabilidad a tus espaldas. Busca algo sencillo y efectivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa