Qué hacer para que tu casa huela bien: Trucos para evitar malos olores

Sigue estos consejos y conseguirás enamorarte de tu hogar a primer olfato.

Ático en Mallorca
Hearst

El olor de un lugar es uno de los aspectos más importantes para sentirnos a gusto en él. Y es esencial evitar el ambiente cargado cuando ese lugar es tu casa y aprender a elminar los malos olores. Llegar a tu hogar y percibir un aroma agradable, a limpieza y a tu fragancia favorita, hará que te sientas acogido desde que cruzas la puerta (recuerda que el olfato es uno de los sentidos que más nos afectan en el estado de ánimo y que más recordamos con el paso del tiempo, por lo que la primera impresión olfativa es todavía más importante que la visual). En cambio, un ambiente con olor a tabaco, polvo o tuberías hará que quieras lanzarte a las calles y estar poco tiempo en casa...

Repasamos algunas de las zonas más conflictivas de casa y te damos consejos sobre cómo mantenerlas a raya (olfativamente hablando). Entramos en la cocina, la despensa, el baño o el dormitorio, también revisamos la lavadora o las alfombras y ponemos especial énfasis en cómo evitar los olores de las mascotas.

Vas a encontrar muchas ideas para tener un buen aroma en casa, aunque (y quizás más importante) hay consejos para eliminar los malos olores y evitar que vuelvan a aparecer. La limpieza y la ventilación son básicos para que nuestra casa huela bien, pero hay otros aspectos y trucos no tan obvios que también son básicos para que te enamores de tu casa al primer olfato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ventilar

Es básico renovar el aire de casa a diario durante todo el año (sí, también cuando hace frío). Deja las ventanas abiertas y procura crear una corriente. Con 10 minutos será suficiente.

La cocina

Es uno de los lugares donde más olores se juntan y el que más tenemos que cuidar. Asegúrate de mantener el fregadero y las tuberías limpias (los líquidos limpiatuberías hacen milagros), lava el cubo de la basura cada semana y espolvorea un poco de bicarbonato en su interior para desodorizar y utiliza un producto específico para limpiar el lavavajillas.

Despensa y frigorífico

Los lugares donde guardamos comida se merecen una especial atención: En la despensa, utiliza cajas para evitar que los olores de distintos alimentos se mezclen y limpia las baldas a menudo para eliminar restos de comida. En el frigorífico, vigila los productos frescos (sobre todo frutas y verduras) para evitar que se pudran y den mal olor. Hay ambientadores especiales para frigoríficos capaces de atrapar todos los olores.

Zona de lavado

Deja la puerta de la lavadora abierta para que se seque y no huela mal. Si no has hecho esto y ya es tarde para evitar el olor, haz un lavado solo con vinagre blanco para que acabe con todas las bacterias. La ropa sucia esperando a ser lavada también puede ser un foco de malos olores. Elige un almacenaje cerrado y nunca pongas prendas que estén mojadas.

El baño
Pablo Sarabia

Además de hacer una limpieza semanal a fondo con productos desinfectantes, recuerda cambiar las toallas también semanalmente (en este artículo te explicamos por qué es necesario cambiar las toallas cada semana y lo que ocurre cuando no lo hacemos). Si tu lavabo huele mal, comprueba si hay un sifón colocado, que evitará que los malos olores de las tuberías salgan por el desagüe. Los extractores son muy fáciles de colocar en las rejillas de ventilación y permiten ventilar un baño sin ventanas en pocos minutos. Para terminar, una vela o unos mikados con una fragancia fresca en la encimera o sobre la cisterna serán buenos aliados.

Dormitorio
Carlos Argüeso

Sabemos que te gusta hacer la cama nada más levantarte, pero es mejor dejarlo para un poco más tarde... Cuando te levantes, sacude las sábanas, almohadas y cojines y retíralas de la cama. Abre la ventana para ventilar y dejar que las sábanas se sequen bien (aunque no lo parezca, pueden estar un poco mojadas de sudor y si haces la cama y no se secan bien, pueden oler mal). Mantén a raya el polvo en el suelo, los muebles y la lámpara de techo (esa gran olvidada) y, si tienes un cabecero tapizado, es aconsejable que lo aspires cada semana y lo rocíes con un spray antibacterias para evitar los malos olores. También evita acumular ropa sucia en una silla.

Te puede interesar este artículo: ¿Cada cuanto hay que cambiar las sábanas para llevar una vida saludable?

Alfombras

Todos los textiles de casa son propensos a atrapar los olores, sobre todo las alfombras. Aspíralas y límpialas a menudo y utiliza productos que eliminen los olores.

Mascotas

Si dejas que tu mascota suba al sofá, opta por uno desenfundable y lava los cojines a menudo. Dale un baño y mete en la lavadora su cama una vez a la semana.

Muebles de segunda mano

No hay nada más satisfactorio que encontrar un tesoro del pasado en un mercadillo o en una app de segunda mano. Pero al llevarlo a casa podemos traer con él algún olor no deseado. Límpialo en profundidad y déjalo unos días bien protegido al aire libre hasta que se neutralicen todos los olores.

Muy fácil

Apunta estos dos sencillos trucos para que tu casa huela siempre fresca: Esconde pastillas de jabón por los rincones de tu hogar (una por cada 9 metros cuadrados) y pon vinagre en un bol durante la noche en la estancia que quieras desodorizar.

Aromas nuevos

Una vez hayas eliminado los malos olores, introduce tus aromas preferidos con velas, flores y ambientadores.

Redactor jefe digital de Elle Decor, especializado en interiorismo y tendencias de decoración.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar