Colores para decorar el salón y el dormitorio

Para que te hagas una idea de lo mucho que el color puede cambiar una decoración, te enseñamos un salón y un dormitorio con tres propuestas de tonos diferentes para cada uno. Elige qué colores te gustan para decorar estas estancias.

image
1 de 6
Tonos neutros

Si no tienes claro el color de las paredes, apuesta sobre seguro: los tonos claros y neutros son la base de una decoración equilibrada y luminosa. Eso sí, para los asientos elige una tapicería lavable o desenfundable. Fundas de los sofás de Bassetti. Mesa de centro de Matías Guarro. Cojines, de Cado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Verde claro

La gama de los verdes, en distintas tonalidades “manzana”, es un color perfecto para el salón. Coordina muy bien con la madera y los tejidos naturales en color tabaco. A la hora de mezclar las pinturas para conseguir este tono, el toque de negro es muy importante, ya que de él dependerá la luminosidad del resultado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Almagre

Este color, cálido por excelencia, es idóneo para estancias frías, ya que absorbe los rayos solares y ayuda a mantener una temperatura agradable. Con él podrás crear un efecto envolvente y acogedor, aunque para conseguir un resultado más equilibrado conviene rebajar su fuerza pintando el techo y la carpintería en blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Albero

Los tonos que abarca la gama de los ocres son perfectos para transformar espacios grandes en ambientes mucho más cálidos y acogedores, cualidades ambas imprescindibles en un dormitorio. Estos tonos, además, reflejan y multiplican la luz natural, en especial si se combinan con muebles y telas en color crudo o blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
En la gama de los azules

Aunque son colores fríos, en su tonalidad más suave aportan sensación de calma e intimidad. El efecto que provocan varía según con qué elementos se combinen. Así, con muebles blancos conseguirás un ambiente muy romántico, mientras que con maderas rústicas resultará mucho más cálido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Vainilla

Gracias a su amplia gama, el vainilla es todo un clásico en la decoración. No resulta tan aséptico como el blanco, y el toque de amarillo asegura la calidez en el ambiente. Además, al ser un fondo neutro permite buenas combinaciones con telas estampadas en otros colores, y es el color perfecto para dormitorios con muebles de madera oscura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo