Tonos lila, lavanda, violeta y azul

Apúntate a un destino muy especial, donde los tonos lila, lavanda , violeta y azul te sorprenden con su magia. Y descubre cómo decorar con ellos

El color lila, sereno y dulce, se asocia con facilidad a los campos de lavanda. Traslada a tu hogar la sensación de bienestar que transmiten con una decoración serena, con pinceladas lila.

Combinado con blanco y con madera natural, el lila es ideal para dar un aire femenino y romántico al ambiente, como en este dormitorio, relajante y equilibrado.

Puedes incrementar la dosis de lila, si se emplea pintura a la tiza en ese tono para decorar complementos con encanto, como marcos, espejos, menaje, cajas, jarrones, sillas o muebles auxiliares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cesta y taburete

Las flores lilas y azules, que parecen recién recogidas del campo y emergen de una cesta, inundan de belleza cualquier rincón. ¡Los arreglos campestres, de aspecto casual son tendencia! Cesta y taburete, de Pimpernel & Partners. Maceteros y regadera, de la firma Garden & Wood.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aguamanil vintage

Recrear la sencillez de otra época es fácil, si la decoración apuesta por piezas vintage. La idea de colocar un aguamanil antiguo con pedestal para recoger la colada tendida al sol en el jardín, provoca una agradable sensación de bienestar.

Un viaje al pasado con fragancias frescas que evocan recuerdos. Aguamanil vintage, similar, en almonedas y mercadillos. Aplique, del mismo estilo, en Laura Ashley.

Agrupar varias regaderas y algunas macetas es un buen recurso para hacer más acogedor cualquier rincón al aire libre. Busca diseños que por sus formas y materiales armonicen con el pavimento, los muros, la fachada... Los metales envejecidos se integran bien en este entorno de lamas agrisadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cama de estética vintage

Relajante, evoca las noches de verano. Destacará más si se contrasta con un tono en esta misma gama más oscuro y cómo no, con un blanco luminoso. Cama de estética vintage y pintura blanca con un acabado similar, de Laura Ashley. Ropa de cama, de Cologne & Cotton. Lino floral en el cojín, de Bennison.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Botella retro

¿Buscas ideas para un arreglo? ¿Has probado a mezclar flores en las gamas de morado, lila y azul? El resultado es espectacular. Son tonos sofisticados, poco frecuentes, pero que derrochan glamour y fácilmente se convierten en punto focal.

Coloca las flores en un jarrón transparente, para que el verde de los tallos -un color que aviva estas gamas- se sume al mix cromático. Botella retro de Cinzano, de Pimpernel & Partners; también se puede adquirir on line en Etsy, por ejemplo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles de madera vintage

Con jarrones llenos de flores y piezas de ayer, los muebles de madera con una pátina vintage ganan presencia. Y no solo eso, la atmósfera se torna apacible y cálida cuando las texturas y formas dispares de los objetos forman un collage con tanto encanto como el de este rincón, donde los toques de lila, azul y metal dan homogeneidad al conjunto. Mesa, de Ebay. Complementos similares, de firmas como Affari, Nordal, Lene Bjerre, IB Laursen, Parlane...

Cuadros, postales, láminas, objetos curiosos y otros de hace décadas son perfectos para decorar un rincón con un look de revista. El secreto para que su imagen sea un punto descuidada, solo en apariencia, olvidar la distribución simétrica y jugar con volúmenes y alturas de las piezas. Si son demasiadas, guarda algunas y  ¡rótalas!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pleno de matices

La combinación de malva con los azules más románticos transmite serenidad a cualquier ambiente. Son tonalidades idóneas para dar un aire femenino y country a la decoración.

Las pintura en esas gamas son infalibles para refrescar  y dar un toque veraniego al espacio. Apuesta por contrastes sutiles y saca partido a su elegancia natural. Pinturas, de la firma Farrow & Ball.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo