Doce ideas para decorar paredes

¿Quieres renovar las paredes de tu casa y no sabes por dónde empezar? Papel pintado, fibras naturales, vinílicos, zócalos… Hay opciones para lograr una decoración única y personal.

image
Opta por nuevos materiales para conseguir vistosos efectos decorativos.

Esta pared está revestida con paneles de DM que imitan piedra y que se fijan sobre un armazón. Paneles en piezas de 60 x 40 cm realizados por un carpintero especializado.

1 de 12
Un rodapié de acero inoxidable

es la opción perfecta para ambientes actuales, con puertas de acabados originales o de cristal al ácido. Rodapié realizado con planchas de 25 cm de ancho realizadas por un herrero (100 €/metro aprox.).

2 de 12
Anímate a sustituir el cabecero por un zócalo;

es una solución muy decorativa que, además, no te hace perder espacio. Encárgale a un carpintero que te haga un zócalo de DM laqueado, como el de la foto, que también puede quedar muy bien en zonas de paso, como el pasillo. Si pintas el DM en la misma gama de color que la pared, quedará muy elegante.

3 de 12
En el dormitorio, empapela sólo la pared del cabecero.

Con el contraste entre el papel estampado y el resto de las paredes, conseguirás un ambiente muy dinámico. Opta por un papel sufrido: los ocres y los tostados disimulan mejor el roce que los claros. Papel, de La Maison. Lámpara, de la firma Ideas Luz. Cojín y edredón, de Batavia.

4 de 12
En la cocina se requieren revestimientos fáciles de limpiar.

En ésta se combinaron dos papeles vinílicos, para que se pudieran limpiar con una esponja, separados por una moldura de madera. Papeles, de York (en Itzíar Echevarría). Cocina proyectada por Ana Rabanal.

5 de 12
Si vas a sustituir el cabecero por papel, elige uno con textura, tipo japonés.

De esta manera protegerás la zona de cualquier roce, ya que es muy resistente, además de acogedor. Papel, de Manuel y Benito Lamarca. Lámpara, de La Oca.

6 de 12
Realza las paredes con un papel que tenga relieve.

Existen en el mercado multitud de papeles que imitan a otros materiales, como el de la foto, que reproduce el acabado de la escayola. Si lo vas a colocar en el baño, aplícale una capa de barniz para que no se estropee con la humedad. Papel distribuido por AC Interiorismo. Griferías y lavabos, de Laufen.

7 de 12
Rompe con la uniformidad de la pared colocando un zócalo a media altura (a 1,20 m aprox.).

Una moldura ancha, como ésta, de madera laqueada en blanco, le dará dinamismo a la pared. Dormitorio decorado por Sofía Pernas y Micaela Neira.

8 de 12
El rodapié debe ser acorde con la carpintería;

si las puertas son blancas, lo más lógico es elegirlo en el mismo acabado, aunque el suelo sea de madera. Rodapié de 14 cm hecho por un carpintero. Alfombra, de MDM.

9 de 12
Pintar o empapelar la pared

a rayas verticales es un recurso muy utilizado para conseguir que los techos de una habitación parezcan más altos y, por lo tanto, agrandar visualmente el espacio. Si, además, optas por tonos fríos, como el verde, aumentarás la sensación de amplitud y luminosidad. Papel, de Farrow & Ball. Lámparas Lumiere, de Foscarini, de venta en Spot Lux.

10 de 12
Las molduras en techos y paredes son un elemento decorativo que vuelve a estar muy de moda;

en especial, las réplicas de los modelos originales. En las fotos se pueden ver dos frisos de escayola que reproducen los modelos que ya había en la casa ya que, al alterar la distribución tras una obra, se perdió parte de los originales. Además de aportar personalidad, las molduras disimulan los defectos y suavizan el ángulo de 90o de las esquinas (95 €/m aprox. hecho por un escayolista).

11 de 12
Apuesta por la mezcla de texturas en el baño. Esta combinación resulta innovadora:

el zócalo está decorado con gres, un material clásico en el baño para proteger la pared de la humedad; pero la parte superior se decoró con rafia, un revestimiento resistente, aunque su colocación requiere pericia para que las juntas no queden visibles. Aseo reformado por Rehabitar Gestión.

12 de 12
Publicidad - Sigue leyendo debajo