Ventanas y cerramientos

Te mostramos los mejores ejemplos de cerramientos, realizados en diferentes materiales, para independizar espacios, crear nuevas habitaciones o dotar de luz los rincones más oscuros de la casa.

image
1 de 11
Con mirador

Una buena idea es cerrar la terraza de la cocina, como hicieron aquí las decoradoras Chituca Velasco y Emma Serra, del Estudio Grey, para crear un agradable mirador donde situar el office; junto a las ventanas se instaló una puerta acristalada de acceso al ardín. Para garantizar la privacidad se colocaron unos estores tipo screen que tamizan la abundante luz natural que inunda el espacio. Sillas, de la firma Berloni.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Ventana.

Para agrandar la estancia visualmente, la decoradora Rebeca Terrón abrió un vano con cristal fijo en la pared que separa la cocina del salón. Cuando se quieren independizar los espacios, sólo hay que bajar el estor tipo screen. Mueble de wengué, de Nueva Línea, en Terrón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Muretes de cristal.

La mejor manera de separar el office de la cocina es con unos paneles de cristal translúcido, que aportan independencia sin restar luz. Así mantendrás el comedor libre de humos. Cerramiento realizado por Montajes Merandi. Mesa redonda, de Ikea. Sillas, de venta en La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
De madera

Para una casa rural, en la que se quiera respetar la estética original, lo mejor es crear un mirador con un cerramiento de madera, como hizo en este ambiente la decoradora Patricia Gestoso, del Estudio IDE. Lo más aconsejable es elegir maderas tropicales, que aguantan mejor la humedad, pero el cerramiento puede llegar a costar el doble que uno de aluminio. Una opción más económica es la madera tratada, aunque cada año hay que pintar y barnizar todos sus perfiles para potegerla. Sillas, de Vitra. Alfombra, de La Alpujarreña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Ganar un dormitorio

Desvanes y buhardillas se pueden transformar en agradables dormitorios con el cerramiento adecuado. En este caso, la habitación recibe abundante luz natural, ya que se instaló una gran ventana corrida en forma de L. Por la noche basta con cerrar las cortinas, tipo Foscurit, que impiden el paso de claridad. El sistema de apertura de la ventana es el tradicional, que ofrece un mejor aislamiento. Cojines y mantas, de La Oca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
En el tejado

En este ático se instaló un amplio ventanal de suelo a techo, que sigue la inclinación del tejado. La obra fue proyectada por el arquitecto Víctor Pérez Cotelo. Lo ideal es combinar elementos fijos con otros de apertura. Las ventanas en el tejado deben ser perfectamente estancas y tener una perfilería exterior que canalice el agua hacia fuera y que evite las filtraciones, pero deben permitir la correcta renovación del aire y evitar su condensación. De Mix Decoración: sofá, mesa de centro y alfombra. Manta, de Habitat. Cuadro, de Sergio Casas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Panel fijo de cristal

Puedes sustituir o ampliar una ventana únicamente si tienes licencia para alterar la fachada exterior, como en este caso. Aquí las cristaleras se equiparon con unas persianas de lamas metálicas regulables que tamizan la luz y garantizan la intimidad. Para evitar el efecto invernadero en verano, instala cristales con cámara de aire y de baja emisión térmica. Sillón de rejilla metálica, en Mix Decoración. Librería, de la firma Rafemar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Puertas plegables

El sistema de apertura es muy importante a la hora de elegir un cerramiento y depende, sobre todo, del espacio disponible. Las puertas plegables, como las de la imagen, ocupan menos, porque las hojas se recogen en el centro o a los lados. El inconveniente es que pierden hermetismo, ya que por las juntas se puede filtrar el aire. Además, resultan menos luminosas porque están provistas de gran número de perfiles, lo que reduce el tamaño del cristal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
En un semi-sótano

Para que la luz natural llegue al interior de un piso bajo, una solución es abrir vanos altos, junto al techo, como hizo aquí el arquitecto Hernando Mesa, de la constructora Ferreira Londoño. En este caso, el muro, muy grueso, se rebajó de forma que la luz se propagara mejor. La privacidad se garantizó mediante unos estores blancos que no impiden la entrada de luz. Sofá, de Perobell. Mesa de centro y escritorio diseñados por el arquitecto Hernando Mesa. Pufs, de Habitat tapizados con fieltro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Cubo.

La solución para dar luz natural a esta cocina fue instalar un cerramiento fijo de cristal que integra visualmente los dos ambientes. La pared del pasillo se sustituyó por otro panel de cristal en dos acabados, translúcido y al ácido. Es una idea del arquitecto Joan Ramón Freire, de Renta Corporación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Pared y cristal.

Los tramos de escaleras suelen ser zonas oscuras. En este caso, para evitar este problema, la zona superior del tabique se combinó con un panel fijo de cristal. Así se aporta profundidad visual, y se facilita el paso de la luz en las dos direcciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo