10 claves para llevar el Movimiento Slow a casa

Desacelerar, tomarnos nuestro tiempo, conectar cRepasamos algunos de sus puntos para que los pruebes en casa.

interior design, room, wall, home, furniture, floor, interior design, living room, flowerpot, picture frame,
H&M Home

Desacelerar, tomarnos nuestro tiempo, conectar con las personas y con lo que hacemos en cada momento... Esto es lo que predica el Movimiento Slow o Movimiento Lento, una filosofía vital que cada día gana más adeptos en todo el mundo. Esta corriente cultural quiere promover una vida más tranquila y que nos focalicemos en aquellas actividades que buscan el desarrollo personal, con el objetivo de tener una vida más saludable y plena. Hoy en día se nos pide que trabajemos más, que viajemos más, que llenemos nuestra agenda de actividades para hacer, que vayamos a tiendas y restaurantes, ahora abiertos en muchas ocasiones los siete días de la semana, pero esta rapidez hace que muchas veces no disfrutemos de estas actividades y que prioricemos más en la cantidad de actividades que hacemos que en la calidad de las mismas. El Movimiento Slow no pide que dejemos de hacer cosas, sino que hagamos aquellas que más nos van a aportar y, sobre todo, que al llevarlas a cabo, estemos presentes, seamos conscientes de todo aquello que nos aportan.

Hay distintas ramas de este movimiento, como la Slow Food, que apuesta por la cocina tradicional de cada región, con productos de proximidad que tengan poca huella de carbono; la Slow Fashion, un movimiento en contra del consumo de moda de basado en tendencias, de ropa de casi un solo uso, optando por prendas de mejor calidad y atemporales o de segunda mano, y por arreglar las dañadas en vez de deshacerse de ellas; las Slow Cities, ciudades pensadas para que las personas se puedan reunir y relacionarse, hacer deporte al aire libre, leer, meditar... crear redes vecinales y tener más en contacto con los dueños de los comercios locales.

En casa también puedes apuntarte al Movimiento Slow con el Slow Living, un modo de vida que hace que bajes el ritmo en la intimidad de tu hogar, estés más presente en todo lo que haces y disfrutes mucho más de los pequeños placeres del día a día. Y la decoración es la mejora aliada para preparar tu casa para vivir con calma. Repasamos algunos de los puntos de esta filosofía y te damos 10 consejos decorativos y fáciles de hacer para que la pruebes en casa. 3, 2, 1... relájate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 1. Decoración serena

Al llegar a casa, olvídate de las prisas del día a día, del trabajo, de todo lo que te queda pendiente para hacer mañana... Emplea tonos suaves, madera, plantas y acabados naturales para convertir tu hogar en un espacio que llame a la calma y la tranquilidad (como el interior de la imagen, de H&M home).

2 2. Cocina en casa

El Movimiento Slow empezó como una protesta en contra de la proliferación de restaurantes de comida rápida en las ciudades. Esta filosofía de vida apuesta por la comida casera, elaborada con productos de temporada y locales. Adopta este hábito en casa reservando un tiempo cada semana para planear los platos y asegurándote de tener una cocina y una despensa bien equipadas (puedes ver algunos trucos para ganar espacio, aquí).

3 3. Come en familia

Los desayunos, comidas y cenas son un buen momento para reducir el ritmo y hablar sobre tu día con tu familia. Sitúa el comedor en un sitio agradable y de fácil acceso (evita arrinconarlo) y haz de él un sitio agradable con una mesa de madera, bancos, cojines y una buena iluminación, como en esta casa de campo (que puedes visitar al completo, aquí).

4 4. Salón para hablar

No hagas que la televisión sea el centro sobre el que gire la distribución de tu salón. Procura colocar los sofás, butacas y pufs de tal manera que se creen espacios perfectos para conversar. En la imagen, unos sofás enfrentados en un cortijo reformado (el resto de la casa, aquí).

5 5. Tu dormitorio, tu refugio

Convierte tu habitación en un lugar donde todo favorezca el descanso (y donde las mañanas de los días libre se alarguen): invierte en una buena insonorización, hazte con unas sábanas en las que quieras envolverte, ten a mano una manta por si es necesario, coloca muchos cojines para encontrar siempre la postura perfecta y mantén fuera la tecnología (la televisión y el móvil incluidos), tal y como han hecho en este piso diseñado por Kenay Home y que puedes ver, aquí.

6 6. Encuentra tu espacio Slow

Aquel en el que nada (ni nadie) te interrumpa, en el que puedas estar unos minutos cada día descansando, reflexionando y meditando. Aquí, puedes ver un vídeo sobre cómo crear un rincón chill out en tu salón.

7 7. Busca un pasatiempo

Nada mejor para salir de las pantallas y del ritmo frenético que nos contagian que un pasatiempo manual. Monta un taller para manualidades en tu casa, como esta propuesta de Laura Ashley y otras que puedes ver, aquí.

8 8. Come fuera

Si tienes la suerte de contar con una terraza o un patio, procura tener una zona para comer o descansar en ellos cuando el tiempo lo permita (como esta de un piso de Barcelona que puedes visitar, aquí. Si no tienes espacios exteriores, una buena cesta de picnic es lo que necesitas (algunas ideas sobre cómo montarla, aquí).

9 9. Crea una rutina Slow

Reserva 15 minutos de tu día para desacelerar el ritmo con una actividad que te relaje. Preparar una taza de té (con tetera y sin bolsitas, claro) puede ser una buena idea. Algunas ideas para hacerte con un buen menaje, aquí.

10 10. Pedalea

Aparca el coche para los desplazamientos cortos y saca la bici del trastero. Es la mejor forma de centrarte solo en hacer ejercicio, estar en el exterior y no estresarte con el tráfico. ¿Cómo guardar la bici en casa para tenerla a mano? 40 ejemplos prácticos, aquí.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de #Bienestar