Ventanas: Punto de fuga

Gracias a las ventanas nuestras casas se iluminan, respiramos aire fresco y vemos pasar la vida. Inspírate en estos modelos para dar con el diseño que necesitas.

image
1 de 8
Frente abierto con ventanas

Una gran hilera de ventanas proporciona una excelente entrada de luz, pero también, de frío. Para que la habitación sea acogedora, conviene que las hojas tengan una apertura batiente, más hermética que la de corredera. Si añades contraventanas, además, quedará aislada del tráfico y de otros ruidos molestos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Ventanas de madera, una apuesta segura

Este material es uno de los más utilizados por su capacidad de aislamiento, aunque su precio es algo más elevado. Las variedades resinosas, como pino, abeto rojo, iroco, castaño y roble, suelen ser muy demandadas. Cualquiera de ellas requiere un tratamiento previo para preservarla de la humedad y el sol. Este modelo de guillotina se pintó en blanco, para no recargar el office.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Ventanas con cuarterones

Este tipo de ventana es idónea para habitaciones situadas en plantas altas, ya que la perfilería en forma de retícula disminuye la sensación de vértigo. Cuando el grosor del muro lo permite, el espacio hasta la ventana se puede aprovechar con una repisa o un banco de obra: si sobre él colocas una colchoneta, crearás un rincón para leer a la luz del día. Para que las tapicerías no pierdan color, conviene utilizar cristales de baja emisividad térmica, que reducen la radiación solar. Telas: Nymans con flores (77 €/m) y Fursdon, verde pastel (108 €/m); ambas, de Nina Campbell.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
El tamaño adecuado

Se considera que una habitación está bien iluminada cuando la extensión acristalada ocupa, al menos, un 12% de la superficie habitable de esa estancia. Si tienes la posibilidad de ampliar los vanos, tenlo en cuenta. Una opción para que la claridad no te desvele es vestir la ventana con una cortina forrada con un tejido tipo Foscurit, que impide el paso de la luz. Tela Sabine-China Blue/Ivory, de la colección Maycott, de Sanderson Home (38,49 €/m en Gancedo).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Ventanas a ras del techo

En muchas viviendas es habitual que el cuarto de baño sea interior. En este caso, la interiorista Carla Rotaeche abrió un vano horizontal en la pared para facilitar la entrada de luz natural desde la habitación contigua, que sí disponía de ventanas. La abertura se realizó junto al techo, para garantizar la intimidad dentro del cuarto de baño. Además, se instaló un cristal translúcido, que facilita la circulación de la luz pero no permite ver con nitidez lo que sucede más allá de la ventana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
El jardín, dentro de casa

Los especialistas en distribución de cocinas aconsejan, si es posible, colocar el fregadero frente a la ventana. Para que al abrir las hojas éstas no golpeen el grifo, lo mejor es instalar un sistema con apertura de corredera. Como las hojas se deslizan por un raíl, el espacio que queda entre la ventana y el fregadero se puede aprovechar para colocar baldas de cristal con hierbas aromáticas en macetas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Luminosidad a la medida

La envidiable altura del techo en esta casa permitió instalar una composición con cuatro ventanas apiladas en doble hilera. Al ser independientes, su manejo por separado permite jugar con la ventilación o con el grado de luminosidad que se desea en cada momento del día. Para facilitar el uso, lo ideal es que las ventanas más altas incluyan persianas que se activen con mando a distancia. En este dormitorio se vistieron con cortinas Plissé, de la firma Gradulux, que admiten tratamientos específicos para facilitar la reflexión del calor así como para repeler el polvo suspendido en el ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Ventanas en el tejado

En las zonas abuhardilladas también es posible instalar ventanas. La firma Velux dispone de todo tipo de modelos, como Cabrio, en la imagen. La parte superior tiene una apertura hasta un ángulo de 45º y la inferior se desplaza hasta una posición vertical mientras despliega barandillas laterales. ¿El resultado? Un balcón de quita y pon con cristales que rotan 180º para facilitar la limpieza por ambos lados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo