Por todo lo alto

El encuentro entre techo y pared es tan importante que, incluso,puede variar las proporciones de una habitación.

image
1 de 8
Consigue más calidez colocando en el techo un papel pintado que imite madera;

mejor aún si entona con el color de la pared o con el mobiliario. Aquí, para resolver el encuentro entre el techo y la pared, se utilizaron dos molduras de tamaños y diseños diferentes. Papel pintado de la firma Nobilis, en 1,22 m de ancho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Utiliza una moldura ancha para disimular una viga.

Fíjate en esta idea de la decoradora Mercedes González López de Carrizosa. La viga se pintó en el mismo color de la pared y se remató con una moldura cóncava de escayola, de Escayolas Marín. Es ancha, para guardar proporción con la altura de la habitación, y blanca, como el techo, para reflejar la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Con vigas y cañizo pintados en blanco este ambiente tiene un aire colonial y muy acogedor.

Las vigas y el entrevigado de caña de bambú se pintaron en blanco para aligerar el peso visual de la cubierta, crear un ambiente más fresco y potenciar la luminosidad de la habitación. Además, aunque se haya modificado el color de la madera y el bambú, el aspecto final sigue resultando muy natural y la altura del techo no parece tan baja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Convierte un techo con viga vista en un atractivo punto focal.

Estas vigas y el pilar de apoyo se consideraron elementos constructivos de valor estético y se trataron al aceite de linaza en el mismo color del entrevigado. Se logró integrarlos y crear sensación de más amplitud y luminosidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Con pintura y molduras es muy fácil reducir visualmente la altura del techo.

En la foto puedes ver cómo hacerlo. Una moldura estriada y con cornisa corta la pared antes de que llegue al techo; otra lo enmarca delimitando su perímetro, y por último, la pintura de rayas anchas remata el efecto óptico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Da más protagonismo al techo del baño: olvídate del blanco.

En este baño infantil, la zona más alta de la pared y el techo se empapeló con un vinílico estampado, y en la que está en contacto con el agua, se colocaron azulejos, de Antonio Miranda. Por la humedad, el papel debe ser resistente al agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Utiliza dos colores que contrasten para hacer que el techo destaque.

Es una idea válida tanto para un espacio inclinado y con vigas vistas, como para uno convencional si le das, por ejemplo, color a las molduras. Aquí las vigas se aprovecharon para instalar lámparas, pero también pueden ser focos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Consigue un efecto de techo flotante. Se consigue con un techo de escayola y una fosa perimetral.

El resultado es que las paredes se alargan y el techo parece quedar suspendido en el espacio. Aquí, además, esta idea se aprovechó para realizar un cortinero de obra. Las dos ideas son de VMEstudio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas