Puertas correderas para ahorrar espacio

Las puertas correderas permiten aprovechar el espacio que se necesita habitualmente para abrir una puerta convencional. Pero también ofrecen otras muchas posibilidades interesantes.

image
1 de 8
Puertas correderas para cocinas pequeñas

Una puerta corredera en la cocina permite aprovechar la pared contigua a la hoja con muebles, prolongar la zona de trabajo hasta el marco o crear un comedor de diario frente a la puerta. Si la puerta es de cristal, además permitirá que la luz natural pase desde la cocina hacia el pasillo o el recibidor en caso de que éstos no tengan ventana. Para que nadie curiosee lo que se cuece en la cocina, coloca un cristal translúcido, como el de la imagen. Sea del tipo que sea, el cristal siempre debe ser de seguridad para que no se desprenda en caso de rotura. Sistemas similares, de las firmas Krona, Scrigno y Maydisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Puertas junto a la escalera

En vanos situados junto a una escalera, la puerta corredera es una cuestión de seguridad: como la hoja se desliza hacia un lado, al abrirla no se corre el riesgo de golpear a la persona que suba o baje. El único inconveniente de las correderas que se deslizan paralelas a la pared es que ese tabique no se puede aprovechar para colocar muebles o cuadros. Puedes evitarlo con un doble muro, que oculta la hoja al abrirla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
En baños pequeños

Es la mejor solución, ya que permite ganar todo el espacio del recorrido de una puerta abatible: 80 cm nada despreciables que marcan la diferencia entre circular con fluidez dentro de un cuarto de baño pequeño o tener que cerrar la puerta para pasar del inodoro hacia la ducha.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Puertas correderas integradas a la decoración del dormitorio

Las correderas se deslizan gracias a guías que se anclan en el dintel. Si no quieres verlas o su diseño no encaja con el estilo de la decoración, ocúltalas tras una galería. Para que la puerta se integre mejor, toma como referencia la carpintería. En un dormitorio, la hoja puede imitar los frentes del armario.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Puertas para dividir ambientes en el baño

También es útil la puerta corredera para separar el inodoro del resto del cuarto de baño. Sobre todo, cuando interesa que varios miembros de la familia puedan usar a la vez el baño. Para no perder espacio con un doble tabique, algunas firmas, como Krona, disponen de un sistema que permite empotrar la puerta en un armazón que sustituye al muro y que se puede pintar, alicatar...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Puertas decorativas

Una puerta corredera que quede a la vista tiene un gran valor decorativo, en especial cuando es de grandes dimensiones. El acabado sólo depende de tu gusto: la madera resulta cálida, mientras que una hoja lacada en un tono intenso, como el rojo, se convierte en un punto focal atractivo: una corredera vistosa puede separar ambientes dentro de un espacio y añadir dinamismo a la decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Puertas correderas XXL

Cuando el vano que comunica dos ambientes es muy grande, es mejor colocar dos hojas: resultan más manejables que un único panel pesado, sobre todo si los dos ambientes se independizan con frecuencia, como el salón y la cocina de la foto. Es importante que la puerta sólo se deslice sobre guías superiores para que el suelo ofrezca una continuidad que no se vea interrumpida por raíles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Puertas correderas de cristal para ganar luz y espacio en el pasillo

Con esta puerta de cristal, el pasillo gana la luz natural que procede del salón, pero además, gracias a la apertura corredera, el salón no pierde superficie útil. Es un diseño de Patricia Gestoso, del Estudio IDE, en madera laminada y laqueada con cristal de seguridad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo