Cortinas y estores para cada tipo de ventana

Acertar con el estor o cortina adecuada para cada ventana no sólo depende de la tela o del estilo decorativo que desees lograr; además, debes plantearte para qué lo necesitas y, por supuesto, las medidas, el diseño y el tipo de ventanal.

image
1 de 12
Puertas de grandes dimensiones

Recurre a varios estores que puedas abrir o cerrar por separado en función de tus necesidades. Ten en cuenta que un gran estor único para un frente tan largo como éste sería muy difícil de manejar; en su lugar, instala varios estores que no midan más de 1,50 m de ancho cada uno. Además, conviene que optes por modelos plegables —se recogen mediante varillas horizontales colocadas entre la tela—, ya que el aspecto rígido que presentan cuando están recogidos es el más indicado cuando se trata de superficies acristaladas más amplias de lo habitual. Elige telas que pesen poco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Realzar un mirador

Una forma original y atractiva de vestir un mirador o una galería es combinar dos estores coordinados. Es una alternativa más actual a la tradicional combinación de cortina y visillo, que también permite recrear ambientes elegantes. Para ello, es fundamental acertar con los coordinados. Una apuesta segura es jugar con un único color en dos tonalidades distintas, como arena y chocolate. Procura que el que da al exterior sea liso, de lino o algodón, y de un tono claro que resista bien la luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Apertura practicable

Aunque tus ventanas se abran hacia dentro, no tienes por qué renunciar a los estores. Lo único que debes valorar es que entre el techo y el marco superior de la ventana quede espacio suficiente para que cuando estén plegados puedas abrir las ventanas sin problemas: de 4 a 6 cm, si son plisados; de 12-13 cm, los enrollables, y de 25-30 cm, si son plegables. En este caso, se optó por colgar uno en cada hoja, y se combinaron con unas persianas de rafia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Descubre el screen, una alternativa actual

El screen es un tejido hecho con fibra de vidrio o hilo de poliéster recubierto de PVC, que aísla del calor pero no impide el paso de la luz. No se arruga y resulta ideal para confeccionar paneles verticales o estores enrollables. De día, su entramado permite ver el exterior sin que te vean. Su estética y su diseño lo hace apto para decoraciones actuales y muebles de diseño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Falsas apariencias

A simple vista parece un estor recogido, pero en realidad se trata de dos telas que se han cosido para crear este efecto. Esta propuesta es una solución perfecta cuando no queremos renunciar a unas bellas vistas o para estancias, como la cocina, donde la tela está expuesta a salpicaduras y manchas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Cómo calcular las medidas

Antes de encargar tus estores, haz tus propios cálculos. Mide el ancho y el largo de la ventana y añade 10 cm al ancho, para los dobladillos laterales, y 30 cm, para el dobladillo inferior y cubrir el soporte de madera. Estores, de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Vestidas a la última

¿Quieres saber qué se lleva? Combina un estor de lino que aporte ligereza y frescura con una cortina gruesa que proporcione privacidad. Asegúrate de lograr una buena caída —ésta depende del tipo de frunce y, sobre todo, de los metros de tela utilizados— y deja que las cortinas arrastren unos centímetros por el suelo. Además de ser más elegantes, protegen mejor de las corrientes de aire. Otro elemento que da prestancia es el forro, que queda más vistoso si se elige de una tela contrastada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Estampado

¿Quién ha dicho que los estampados no son aptos para confeccionar un estor? Aquí tienes un ejemplo de cómo un modelo floral es perfecto para vestir una ventana. En este caso, se ha escogido un lino con fondo en crudo y pequeñas florecitas rosas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
El obstáculo del radiador

Su situación puede plantear un problema, ya que muchas veces el radiador sobresale e impide que las cortinas lleguen hasta el suelo. Para corregir este inconveniente, una buena solución es camuflarlo con un cubrerradiador —será también una práctica repisa— y colocar unos estores o visillos hasta el alféizar de la ventana. A los lados, cuelga unas vistosas caídas que lleguen al suelo. Si lo prefieres, también puedes recoger los cortinajes con unas abrazaderas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Contraventanas

En casas antiguas, de techos altos y contrapuertas, opta por vestir sólo la acristalada. Elige unos visillos ligeros que dejen pasar la luz. Para dar protagonismo a las puertas o ventanales, escoge una tela con grandes estampados y colores atrevidos, que contrasten y armonicen con la carpintería. Fíjala en el marco superior de la puerta y asegúrate de que una vez colgada no impedirá el cierre de la contrapuerta. Algodón Paraskeva, de Designers Guild; en 1,37 m de ancho (86,77 €/m en Usera Usera).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Para habitaciones pequeñas

En estos casos, la mejor opción es un único estor de un tejido vaporoso, como el lino o el algodón. Para que resulte aún más ligero, opta por uno tipo pachetto, muy similar a los plegables pero que, al no llevar varillas, sus pliegues no resultan tan rígidos ni tensos. Si quieres ocultar el método de sujeción, coloca una galería. Ésta debe ser más ancha que la ventana —unos 15 cm por cada lado— y conviene tapizarla con una tela que coordine con la del estor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
¿Qué color elijo?

Lo que más determina el efecto de una cortina o un estor es la tela con la que se ha confeccionado. Antes de decidirte, pide en la tienda retales de las telas que más te gusten y apóyalas junto a la ventana para comprobar cómo filtran la luz y si combinan con la decoración de la estancia. También es importante que compruebes el efecto de la tela de noche y con luz artificial, pues puede sufrir variaciones importantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas