Trucos decorativos para ampliar el espacio

Existen recursos capaces de lograr que un ambiente parezca más grande. Pintura, espejos, puertas correderas y la sustitución de paredes por muretes o estructuras acristaladas son algunos de ellos.

image
1 de 12
Entre balcones

Cuando la casa dispone de ventanales de suelo a techo, interesa dejar el acceso a estos despejado, sin muebles para que ninguna pieza interrumpa la sensación de profundidad. Es un proyecto de Atelier HR.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Blanco, la apuesta segura

Es el primer recurso -y también el más sencillo, ya que no requiere obras complejas- a la hora de ampliar visualmente un espacio. La razón es que el color blanco logra el efecto óptico de alejar las paredes entre sí. Una sensación que se potencia cuando además se pinta en el mismo tono la carpintería: puertas, rodapiés, ventanas... o, como en este caso, el zócalo. De Lene Bjerre: banco Gretel, en 180 x 40 x 45 cm (420 €); cestos Elma, de madera de ciprés, en 36 x 28,5 x 24 cm (30 €) y en 44 x 34 x 27,5 cm (35 €); y alfombra Rug, de yute y piel, en 240 x 70 cm (265 €). Precios aprox.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Un cubo de cristal

Este material tiene la ventaja de que, al ser transparente, se ve a través de él. En esta casa, la cocina se ubicó dentro de una estructura acristalada en lugar de entre paredes. Gracias a esta solución se consiguieron dos efectos. El primero es que el pasillo se percibe ancho y luminoso, ya que nada obstaculiza la luz que entra desde las ventanas del salón. Y el segundo es que, desde el pasillo, se tiene una visión completa de la zona de estar, que parece más amplia. Proyecto, de Diseño Interior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Hoja corredera empotrada

Es una opción ideal cuando se quiere dividir o unir espacios en función de las necesidades, ya que la puerta se aloja dentro de una estructura en la pared. Al desaparecer de la vista, los ambientes que quedaban a uno y otro lado de ella se convierten en uno solo, con un espacio común que suma el que ambos tenían por separado. Es lo que sucede en este salón, que se percibe más grande en cuanto se le incorporan los metros del recibidor. Idea, del Estudio de Interiorismo 3y6.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Murete a media altura

Cualquier elemento arquitectónico que mida menos de 1 metro desde el suelo, facilita la profundidad visual. Desde este comedor se tiene una vista perfecta de cada detalle de la cocina, situada a continuación. Ambos espacios se delimitan gracias a un murete rematado con una estructura de perfiles metálicos y hojas de cristal transparente. Su baja altura hace que la percepción general sea de amplitud.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Orientado hacia la luz

La forma en la que se instala el suelo también condiciona la sensación de espacio grande. La elección del mismo pavimento en toda la casa favorece la continuidad visual de los ambientes, ya que actúa como un nexo que los unifica, sin cortes que delimiten dónde termina uno y empieza el siguiente. Instalar las piezas del suelo, en este caso lamas de madera, orientadas hacia la entrada de luz natural, potenciará la profundidad y, cuanto más profundo parezca un espacio, más grande resultará.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Paredes acristaladas

Los vanos abiertos al exterior amplían el espacio, aunque es fundamental que las ventanas garanticen un buen aislamiento térmico. Los vidrios SGG PLANISTAR ONE®, de la gama SGG CLIMALIT PLUS®, permiten una abundante iluminación natural, ya que dejan pasar el 72% de la luz que incide sobre ellos. Esta nueva generación de vidrios 4 estaciones asegura el confort gracias al control solar en verano y al aislamiento térmico reforzado en invierno, que disminuye las pérdidas de calor a través de la ventana y reduce el efecto de pared fría. Así se pueden aprovechar los espacios cercanos a ella y reducir el gasto energético en calefacción hasta un 50%.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Sin puerta

Un vano abierto ocupa menos espacio que la hoja y sus jambas, con lo que los ambientes parecen más amplios. El Estudio Egue y Seta suprimió la puerta que separaba esta cocina del comedor, pero se mantuvo una pared para garantizar cierta intimidad durante la elaboración de los platos. Revestida con una pintura de pizarra, permite an

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Apariencia despejada

Nada da más sensación de vivir en un espacio pequeño, que tener que hacer piruetas para pasar de una habitación a otra. Retirar una silla para cerrar la puerta o asumir que el armario nunca se abrirá porque choca contra la cama, son situaciones que se pueden solucionar. Esta casa tiene 67 m2, pero las puertas correderas facilitan una circulación fluida entre el salón y el dormitorio. Además, sus hojas de cristal hacen que la zona de estar parezca prolongarse hasta la pared del cabecero. Proyecto, de Sonia Reixach Interior Design.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
El altillo

Ofrece la posibilidad de crear un nuevo ambiente en un espacio que de otra forma se desaprovecharía. Lo habitual es que su altura sea menor que la del resto de la casa, de ahí que resulte fundamental evitar sentir en él una sensación asfixiante. Una solución consiste en sustituir la pared final por un murete con barandilla, como en este dormitorio. Quien duerma en él, tendrá la sensación de que el ambiente se prolonga visualmente y llega hasta la fachada de la vivienda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Al otro lado del espejo

Su superficie duplica aquello que se refleje en él, con un sugerente efecto de simetría. Cuanto mayor sea el tamaño del espejo, más amplio parecerá el espacio del ambiente en el que se ubica. Aquí, este modelo de cuerpo entero logra que el dormitorio aparente ser mayor, pero a la vez consigue un atractivo resultado al reflejarse en él la consola y una butaca que simula ser la pareja de la única que realmente existe en el dormitorio. Encontrarás espejos de pared en loladerek.es. De Primark: cojín (5 €), flamenco (6 €) y cuadros (desde 2 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
En vertical

Un espacio con el techo alto parece más amplio. Aquí, el dominio del blanco cede el protagonismo a los recursos que desvían la atención hacia las alturas: la ventana rematada en arco, las molduras en el techo, la barra de las cortinas en el encuentro entre el techo y la pared... Lámpara (79,99 €), plaid (99,99 €) y ropa de cama, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas