Soluciones e ideas para colgar cortinas

La singular caída de un tejido o la elección de unos alzapaños vistosos son decisivos para realzar una ventana. Inspírate en estas ideas y presume de tener unas cortinas únicas.

image
1 de 12
Dale un aire rústico a tu ventana

con una tela de estampado floral y un alzapaño de hierro forjado. Utiliza para ello tejidos naturales: lino, algodón, rafia… En cuanto al alzapaño, antes de fijarlo en la pared, calcula la altura a la que debes situarlo para que, una vez sujeta, la cortina caiga con gracia. Tela Zinia de Destiny & Design. Alzapaño de hierro forjado de venta en Lienzo de los Gazules.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Los tejidos suntuosos

lucen más en cortinas con muchos pliegues. Pero, al ser más pesados, requieren barras o rieles sólidos que los sostengan. Puedes ocultarlas detrás de una moldura de escayola. Sedas, en crudo y en tostado, de venta en Pedro Peña.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
¿Lo tuyo no es la costura?

Limítate a hacer un rectángulo de tela con dobladillos en los cuatro lados. Para colgarlo, opta por este sistema: consiste en un fino alambre que se fija a la pared; la cortina se cuelga del cable con pinzas. Tela Gomera, en KA International. Cable con dos terminales, dos soportes y pinzas, en Ferretería Ortiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Las trabillas,

en lugar de las clásicas anillas, resultan más modernas. Hazlas con la misma tela de la cortina y cóselas a ésta por la cara que da a la ventana para ocultar las puntadas. Este sistema sólo tiene un pequeño inconveniente: las trabillas se deslizan peor y, en el caso de algunas telas, cuesta más correr la cortina. Tela Cali, en Maison Decor. Barra de madera Tapón, en 2,50 m, en KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
¿Buscas un ambiente elegante?

Coloca una cortina de doble cara y recógela con una abrazadera rematada en un borlón. Para que resulte sofisticada, combina una tela estampada de flores con otra de rayas a tono, y forra la cortina con una tela lisa. Telas de Ybarra & Serret: Ran con flores, a rayas y lino. Abrazadera de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Sustituye los visillos por estores

y enmárcalos con una caída a cada lado. Combina rayas y cuadros en los mismos tonos: el ambiente no resultará recargado y con el juego de estampados realzarás la forma de la ventana. Si ésta es ancha, coloca varios estores: los manipularás mejor que uno solo, más pesado. Cortinas de tela Silkjav y estores realizados con tela Silkjut; ambas son de Pepe Peñalver.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Matiza la luz natural con una cortina forrada

con la misma tela pero en un tono oscuro, para que potencie el efecto pantalla. También puedes aplicar esta idea cuando la cortina sea de un tejido fino, como la seda, para que tenga más cuerpo. Decora el alzapaño a tono con la cara vista de la cortina para que, cuando la recojas, logres un bonito contraste con el forro. Sedas de Les Créations. Alzapaño de forja, en VTV.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Los estampados florales

se han renovado con motivos actuales para vestir ambientes modernos. Sujeta la cortina con una sencilla percha de acero inox. Lino, en Gastón y Daniela. Percha, de Cosmic, en Ferretería Ortiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Si lo que necesitas es controlar la intensidad de la luz natural,

decídete por unas persianas de lamas regulables. Las de madera resultan cálidas y quedan muy bien con unas caídas de rayas a los lados y un alzapaño de diseño lineal. Tela Raya Helénica, de Gastón y Daniela, en 1,40 m de ancho. Persianas, en Villalgodón. Alzapaño de Becara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
En espacios pequeños

lo mejor es un visillo ligero y un par de cortinas a rayas verticales, que estilizan la ventana. Las caídas resultan más económicas, ya que se necesita menos tela que con las cortinas convencionales. Opta por una abrazadera que no te canse con el tiempo. De Maison Decor: tela Casiopea y visillo. Abrazadera de piel, en Galón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Esta barra se puede fijar tanto al techo como a la pared.

Además, con esta solución se abarata la confección, ya que la cortina no lleva cinta fruncidora, y no requiere tanta tela. La caída se cuelga de la barra mediante una argolla; en ésta se engancha una lengüeta que se fija a la tela con un pin. De Maison Decor: tela Roma y barra cromada de 2 m, con dos soportes, terminales y 20 anillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Cuando la ventana

está cerca de unas vigas vistas, no conviene recargar el espacio con una galería. Es mejor colocar una barra en el mismo acabado de la viga y colgar de ella las cortinas con anillas. Tela de Romo, en Mi Cama. Barra patinada, de 2 m, en Zaila.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas