Cómo colgar las cortinas

Si no quieres complicarte la vida con una confección muy laboriosa, fíjate en estos siete sencillos sistemas para colgar las cortinas.

image
1 de 10
Si lo tuyo no es el hilo y la aguja, recurre a sistemas que no requieran costura.

La cortina se cuelga de la barra mediante una argolla en la que se engancha una lengüeta de cuero que se fija a la tela mediante un pin. Distribuye bien los enganches para que queden equidistantes. De Maison Decor: enganche, barra de níquel mate y tela modelo Rigato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Oculta las barras del visillo y de las cortinas

con un bandó realizado en la misa tela. Un sistema más económico que las galerías de madera es colocar un riel de aluminio en la pared y fijar en él un bandó con Velcro. Además, podrás quitarlo con facilidad cuando quieras lavarlo. Tela, en Casagrande. Riel de cortina, en 1,22 m, en Ferretería Ortiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Cuelga la cortina directamente en la barra cosiéndole una jareta.

A la hora de hacerla, mide el ancho de la barra y calcula 3 cm más para que tenga holgura. Esta solución sólo es adecuada para telas que se puedan deslizar fácilmente. Barra de forja, en 1 m y remate Trenza; todo, de la firma Gifer. Lino Estepona, de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Existen anillas que se insertan en la tela para que la barra pase a través de ellas, aunque este sistema se suele realizar en establecimientos especializados en cortinas.

Como las anillas son metálicas, podrían manchar de óxido la tela al lavarlas con agua, por lo que conviene limpiar las cortinas en tintorería. Barra de forja, remate y algodón Caracas. Todo, de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Sustituye las clásicas anillas por trabillas; son actuales y no resultan difíciles de hacer.

Basta con cortar tiras de la misma tela, o de varias, como en este caso, en el que las cortinas se confeccionaron con lonetas de colores. Hazle a cada trabilla dobladillos a ambos lados y cósela a la cortina por el interior. Barra de forja y lonetas Master. Todo, de KA International.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Las cintas fruncidoras llevan hilos que, al tirar de ellos, pliegan la tela.

Una vez fruncida, la cortina se cuelga de las anillas mediante ganchos. La cinta se vende en mercerías. Barra rematada con un terminal de cristal de Murano, anillas y lino de Cortinas Alfill.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Si no te gustan los pliegues, opta por vistosas pinzas y sujétalas a las anillas.

Barra de 1,50 m y remate en Leroy Merlin. Pinzas y tela de Gancedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Una solución muy decorativa es colgar la cortina con lazos de pasamanería.

Procura que cada cinta mida unos 50 cm y cósela a la tela por la mitad, de manera que queden 25 cm a cada lado para poder hacer la lazada cómodamente. Pasamanería de venta en tiendas de textil y mercerías. Conjunto de barra de 1 m con dos remates Atlanta, de Gifer. Tela Aguafuerte, de Ybarra & Serret.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Aprovecha el soporte de un estor

para sujetar también la cortina. Sólo tienes que insertar dentro unas pinzas en las que puedes colgar la cortina. Si ésta es pesada, asegúrate de colocar las pinzas necesarias para soportar su peso. Tela de KA International. Riel de cortina, en 1,22 m, en Ferretería Ortiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Concédele a tu ventana el protagonismo que merece.

Combina un estor llamativo y unas cortinas lisas a tono: conviértelas en un foco de atracción colgándolas con unas pinzas divertidas. Telas: lisa Forro Natural Crudo, de Gastón y Daniela y estampada Duquesa, de Maison Decor. Pinzas de Cintacor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas