El bicarbonato de sodio es mágico para limpiar, cocinar y estar más guapa

Sirve para eliminar los malos olores, dejar limpia la casa y cocinar. También se utiliza como dentífrico, desodorante, exfoliante o abrillantador para tu cabello.

    El bicarbonato de sodio se ha convertido en nuestro mejor aliado para la limpieza integral del hogar. Blanquea la ropa, elimina manchas, elimina olores y es un excelente higienizante. Son tantas sus bondades y beneficios, ¡conócelos!

    Hearst

    El sabor alcalino del bicarbonato lo ha hecho propicio para utilizarlo en la cocina, tanto en recetas de bizcochos como de pasteles. Sin embargo, existen otras tareas que este detergente sostenible, que tan solo es un compuesto soluble en agua, cumple muy bien, desde aligerar la pesadez de tus pies hasta aportar más brillo a tu cabello.

    Ropa más blanca

    Cuando vayas a hacer la colada, procura añadir 200 g de bicarbonato de sodio en polvo a la carga de la lavadora y verás que los colores son más brillantes. Este truco de hogar es especialmente eficaz con la ropa blanca. Bien combinado con detergente líquido, ayuda a equilibrar los niveles de pH para que la ropa quede más limpia y luminosa. Sigue estos pequeños consejos para eliminar las manchas más difíciles de la ropa.

    Limpiar a fondo toda la casa

    El bicarbonato sódico tiene que estar diluido en agua para eliminar la suciedad y la capa de cera de distintos productos, incluidos los utensilios de cocina, o superficies. Es una mezcla perfecta para higienizar todos los rincones de la cocina, así que no dudes en usarlos para limpiar la encimera, el fregadero, el microondas, la campana extractora y los grifos de acero inoxidable. Recuerda, conviene que pases un paño seco para que el resultado sea perfecto.

    Hearst

    Limpiar una olla quemada

    Para dejar las ollas y sartenes como nuevas, utiliza una esponja limpia y seca, que habrás rociado con los polvos de bicarbonato. Luego, borra las manchas difíciles al sumergir el menaje de la cocina en un recipiente, con una solución de 4 cucharadas del polvo y un litro de agua caliente. Aquí tienes un vídeo tutorial para que no quitar el quemado de la cazuela.

    Absorber los malos olores

    Un pequeño recipiente con bicarbonato, situado de forma estratégica en el frigorífico, es capaz de eliminar los olores fuertes de los alimentos para que no persistan ni afecten al sabor de otros productos situados cerca. Este truco es perfecto también para los armarios en los que guardes la ropa de cama o las toallas, porque combate el olor a humedad; solo tienes que situar una pequeña caja abierta con bicarbonato en alguna de las estanterías. ¿Necesitas ideas para que tu casa huela bien? Mira estos tips para conseguir mejorar su aroma.

    Desatascar el fregadero

    ¿A quién no se le ha atascado el lavabo o las cañerías? Es algo habitual, así que no desesperes. El truco casero es la misma solución que utilizaban nuestras abuelas: echar media taza de bicarbonato por el desagüe y después media taza de vinagre. Pon el tapón en el fregadero y deja que la mezcla actúe durante media hora. La operación finaliza al verter un litro de agua hirviendo por la boca de la cañería. Repite este proceso las veces que consideres necesarias. Te van a gustar estas buenas ideas para limpiar a fondo sin lejía.

    Refrescar tu casa

    Sorprende a todos con ese olor a limpio que tanto nos gusta. Puedes desodorizar los asientos tapizados de las sillas, colchones, cojines o sofás de una forma muy sencilla. Solo necesitas espolvorear el bicarbonato y dejarlo reposar, durante 15 minutos, para después retirarlo con la ayuda de la aspiradora.

    Mejorar tus recetas de cocina

    El bicarbonato de sodio reduce la acidez de los alimentos, así que es ideal para añadir a las frituras de tomate cuando vayas a elaborar conservas. También se utiliza para conseguir que el pan y los postres sean más esponjosos. Otro beneficio importante es cuando se le añade a las recetas de guisos de carne, para que resulte más tierna, aunque siempre en una pequeña proporción (una cucharita pro tres litros de agua).

    Limpiar verduras y frutas

    El bicarbonato es muy eficaz para higienizar las piezas de la frutería. Solo tienes que espolvorear un poquito en una esponja limpia y húmeda y frontándolas después (termina con un aclarado final). También puedes utilizado para desodorizar tu calzado o como solución a la acidez estomacal mezclando una pizca de bicarbonato en un vaso de agua.

    Aliviar el cansancio de los pies

    Tan fácil como sumergir los pies en agua tibia con tres cucharadas de bicarbonato. Frota de forma suave y relaja los pies unos minutos. Puedes añadir unas gotas de aceites esenciales. ¡Notarás los resultados!

    El dentífrico más natural

    Hearst

    Blanquea de forma eficaz los dientes. Pruébalo en una mezcla de seis partes de bicarbonato y una de sal marina. Humedece el cepillo en la mezcla untando una pequeña parte y lava los dientes unos minutos. Tu dentadura quedará libre de bacterias y los dientes estarán más blancos.

    ¿Es magia? ¡No, es bicarbonato sódico!

    Dar más brillo al pelo

    Basta con espolvorear una cantidad de bicarbonato sobre la palma de la mano y en la ducha, aplicarlo junto a tu champú. Enjuaga normalmente. Deja el pelo más brillante y limpio, eliminando residuos de producto.

    Como desodorante ecológico

    Es un buen sustituto de los productos con parabenos. Para utilizarlo como desodorante natural, mezcla una pizca de bicarbonato con agua. Aplica en las axilas directamente.

    Un exfoliante eficaz

    También actúa como un exfoliante natural del cuerpo. Para ello, mezcla tres partes de bicarbonato y una de agua. Aplica sobre el cuerpo en movimientos circulares y enjuaga. Eliminará toxinas de forma eficaz.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Trucos de hogar