La vuelta de los noventa

Los últimos coletazos del siglo pasado dejaron una amalgama de estilos vintage y modernos que se reflejaron también en la decoración. Lo nuevo y viejo, conviviendo en el mismo espacio de forma neutral, ecléctica y estéticamente, por qué no... algo cuestionable. Sin embargo, aquel estilo que no convenció en los primeros años de los 2000, hoy cobra fuerza gracias a la vuelta que los apasionados del fenómeno vintage le han dado. 

La estética pop y el boom de la tecnología están entre sus señas de identidad.

Otros elementos que podrás incluir para viajar a los 90:

- Los mueble bar. Hoy podrás rescatarlos y convertirlos en librerías.

- El ladrillo desnudo. De lo más utilizado en los apartamentos neoyorquinos de aquella época. Hoy, nos desvivimos por él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

- Los despertadores a pilas. Olvidate de tu móvil para despertarte y rescátalo en tu mesilla de noche.

- Los cabeceros de metal. Un básico del dormitorio de la época. Junto a él, todos los textiles a juego (cortinas incluidas).

- Juegos de muebles completos. Y aquí nos referimos a esos dormitorios vestidos de arriba a abajo con altillos, armarios, cajoneras verticales y huecos a medida para camas o televisores.

- Mesas de centro de cristal y metal. Más concretamente, con barras doradas y bordes rematados, al más puro estilo Salones Imperio.

- Las encimeras de granito. Tras ellas se instaló el silestone y hoy el mármol, madera y metal se disputan el primer puesto. Recuera el encanto noventero con el granito en tu cocina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas