Por qué la deco minimalista puede hacerte más feliz

Decorar en tonos inmaculados es de todo... menos aburrido. La inspiración escandinava puede hacerte (un poquito) más feliz.

Hogares pulcros, depurados, limpios y monocolor. Es la clave para que a través del espacio, estés más calmado. Y es que, la clave de los hogares minimalistas sigue uno de los mantras fundamentales: cuantas menos cosas se tienen, mayor paz encontrarás.

Esta base detox tiene, por supuesto, beneficios en el estado de ánimo. Y por supuesto, la elegancia va unida. Pocas veces habrás visto estancias puramente blancas que no sean elegantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Deshacerse de lo innecesario, invertir en piezas de impacto que sigan la armonía de color y celebrar la sencillez en el hogar, son algunos consejos para ser más feliz a través de un lavado de cara a tu casa. Esta vez, enfocado al estilo más minimalista, austero y luminoso.

El orden, la limpieza, el silencio... pequeños detalles que, igual que lo hacen los lienzos, embellecen también el ambiente y, por supuesto, hay que tener en cuenta.

Lo cierto es que no somos nosotros quien lo dice. El estudio The Journal of Social and Personal Relationship ha revelado recientemente algo que intuíamos: la tensión en el hogar se vuelve mayor cuando al volver de trabajar, las tareas del hogar se incrementan si vives en un lugar repleto de desorden.

Así pues, ¿podría nuestra casa ayudarnos a sortear una depresión? Teniendo en cuenta que nuestra casa es nuestro santuario, ¿por qué no convertirla en un motivo para ello?

La luz sobre el brillo blanco, un ambiente despejado en el que todo se encuentre y nada te sobre, estructuras prácticas hechas para no pensar más que en relajarse...

Definitivamente, sí... Existen numerosas razones que colocan a los hogares minimalistas como los grandes templos de la felicidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas