Cómo cuidar tu cubertería de plata

Se acabaron las grandes comilonas. Nuestra cubertería de plata vuelve al cajón. Ahora toca lavarla y protegerla con cuidado y delicadeza hasta la próxima. Te contamos cómo.

Pasadas las fechas en las que nuestra cubertería de plata está a jornada completa, toca pensar en su bienestar. Y es que, si queremos que luzca igual de bonita en la próxima cena familiar, debemos tratarla con cuidado, mimo y delicadeza. Estos sencillos trucos te ayudarán.

Evita el contacto con alimentos de gran contenido ácido
El vinagre, limón y las salsas con dichos ingredientes pueden ocasionar manchas irreparables.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Utiliza un jabón suave
Tras él, aclara con esmero y seca con un paño de microfibra que no raye el material.

Poco uso
Usar poco (o nada) esta cubertería puede provocar reacciones químicas naturales y manchas por corrosión. Para evitar que pierda su brillo original, acude a los productos limpiametales de vez en cuando.

Lavado
Si los lavas en el lavavajillas, no llenes con el resto de cubiertos la bandeja dedicada a éstos. La fricción puede ocasionar ralladuras irreparables.

Para evitar las marcas de dedos tras el secado, frota los objetos con un paño humedecido en vaselina líquida.

Almacenaje y protección
La cal es excesivamente dura con este tipo de cubiertos. ¡Protégelos de zonas húmedas!

Para su correcto almacenaje, intenta colocar cada pieza separada de la otra. Evitarás la corrosión por el paso del tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar