La mejor luz para cada estancia de la casa

Gracias a la luz, los ambientes cobran una vida diferente en cada rincón. Con ella se transmiten emociones y se modifica la percepción visual. Para conseguir la mejor iluminación en cada ambiente, combina la luz natural con detalles puntuales estratégicos de forma artificial. Y para cada lugar, existe una clave. Apúntalas. 

En el dormitorio
Favorece tu descanso evitando luces intensas y dejando que el juego de las sombras te relaje. Opta por una luz general indirecta mediante focos en el techo o las lámparas con la instalación al descubierto. Puedes añadir algunos puntos de luz suave en las mesillas a través de pequeñas lámparas de sobremesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el salón
En el lugar donde habitualmente se pasa más tiempo, integra la luz natural con la comodidad de la luz artificial para iluminar de forma uniforme toda la estancia, logrando una ambiente agradable. Evita la penumbra. Para ello, cuenta con plafones, lámparas de techo o focos empotrados. Los apliques de pared lanzan el haz de luz hacia el techo, difuminándola por el espacio.

En la cocina
En este ambiente lo más recomendable es contar con una iluminación uniforme, que apenas de calor y de bajo consumo. ¿Lo mejor? Las luces LED y fluorescentes. Dentro de los armarios, unas regletas y luces con pilas serán buenas aliadas para encontrar todo de un sólo vistazo.

En el baño
Una luz puntual en la zona de lavabo, los plafones de pared y un espacio (y luz) diferenciado para la zona de baño o ducha ayudará a la relajación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas