La estantería String, evoluciona

El icono minimalista del almacenaje, se renueva.

Corría el año 1949 cuando el sueco Nils Nisse Strinning y su mujer, también diseñadora, Kajsa Strinning, dieron con la primera aproximación. Un diseño ligero que ha pasado totalmente desapercibida en los hogares con el paso del tiempo y que ahora es un hit dentro del estilo escandinavo minimalista.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En nuestro país se popularizó gracias a su facilidad de transporte y manejo. Un sencillo sistema de baldas unidas gracias a estructuras metálicas en forma de escalera. Ampliables en cualquier dirección y regulables en altura y posición.

Ahora, la famosa creación sueca es objeto de renovación. Todos quieren la nueva String. Teñida en monocolor bajo el mandato indiscutible del mint o en colores neutrales como el blanco, el metal o la madera, esta estructura, ideada en su origen como escurreplatos, se ha renovado en plástico cortado con láser, en tamaños más pequeños (String pocket) e ingeniosas estructuras que facilitan la productividad en los espacios de trabajo.

Las últimas versiones, firmadas por artistas como el diseñador Björn Dahlström, que combinan nuevas formas de almacenaje como los cajones o las puertas correderas.

Otros diseños se atreven con las estructuras transparentes forradas con fieltro o armarios que pasan a sostenerse en el suelo y no en la pared. Un diseño atemporal que vuelve con fuerza para vestir los hogares son sabor nórdico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa