Decorar a través de las emociones

No es ninguna quimera el hecho de que a través de nuestro hogar, encontremos una gran paz interior y tranquilidad. Está demostrado que en función de la elección del color, las formas, la distribución... conseguimos desconectar y cargar pilas en casa.

Es un hecho: nuestra casa influye sobre nuestras emociones. Por tanto, decorar de forma sensorial se hace indispensable para vivir en un lugar en armonía.

Los expertos aseguran que es nuestra memoria gráfica una de la que más influyen en cómo nuestra casa nos condiciona de una u otra manera. Un recuerdo evocado a través de una silueta , un color o un olor constituyen la respuesta visceral más pura del ser humano ante los estímulos. Una referencia al pasado a través de un objeto banal que nos hace feliz forma parte de las respuestas reflexivas que se producen en nuestra mente al "tocar" el botón nostálgico. Decorar con las emociones es, inconscientemente, una realidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y no hace falta disponer de un presupuesto desmesurado para configurar un hogar equilibrado a base de piezas 'must have'. Hacerlo con nuestros recuerdos y objetos más personales es motivo suficiente para lograr el mejor lugar para descansar.

Del mismo modo, los colores son otro de los pilares fundamentales a la hora de decorar de forma sensorial. Así, los tonos más claros contribuirán a lograr mayor paz y quietud, mientras que los hogares en tonos más oscuros pueden despertar desde tristeza a evocar un atractivo misticismo muy personal.

Sólo los más atrevidos se arriesgarán con colores potentes, llenos de energía, mostrando una carta de presentación cromática vibrante y personal sobre ellos mismos.

La iluminación es fundamental en este punto. Ejerce un gran poder sobre nuestro reloj biológico. Los espacios bien iluminados, fluídos y en tonos claros relajan, alegran y tranquilizan.

Hablar de nosotros mismos a través de nuestra casa es fácil: un color, un objeto de un viaje, una imagen, una silueta... Somos el reflejo más fiel de nuestro hogar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas