Colores que reducen el estrés

Seguramente habrás oído hablar del gran impacto que el color puede provocar en tu estado de ánimo. Sin embargo, ¿sabes cuáles son los mejores tonos para ayudarte a reducir el estrés?  

Un estudio de la Universidad de Minnesota afirma que colores como el rojo, por ejemplo, incrementan la sensación de estrés en las estancias mientras que verdes o blancos, provocan el efecto contrario. Decorar a través del color de forma inteligente hará que tu relajación sea mayor o menor según la paleta cromática que escojas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

TONOS PASTEL

Desde el rosa bebé hasta los relajados y deseados menta. Los colores como el lavanda, los ligeros grises o los los tonos empolvados con acabados chalky pueden hacer que el estrés se vaya de tu casa (y de tu vida).

AZULES Y GRISES

Recrear el azul del cielo y los blancos y ligeros grises de un día lleno de nubes pueden tener un efecto calmante de gran impacto visual muy beneficioso. De acuerdo con los principios del Feng Shui, estos tonos pueden provocar incluso que tus pulsaciones se estabilicen. Tu vuelta a casa después de un largo día de trabajo puede dar un giro completo con una casa cromáticamente relajada.

BEIGE

El beige y los tonos neutrales tienen un efecto calmante inmediato en el espacio. Provocan un estado de relax y tranquilidad total. En el lado opuesto, la familia de los amarillos y naranjas más saturados, colores alegres y perfectos para dar la bienvenida a estaciones como el verano. Llegado septiembre, di hola al otoño con tonos más calmados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo