Recrea el estilo industrial sin gastar mucho

Tips y consejos útiles para conseguirlo de forma económica.

El demandado estilo industrial, tan íntimamente ligado con la estética de los lofts neoyorquinos, busca abaratar costes en espacios amplios aprovechando lugares como fábricas o almacenes. Los artistas han creado auténticas obras de arte y el bolsillo se ha terminado resintiendo. Sin embargo, conseguir la estética industrial en versión low cost, no es tan difícil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por ejemplo, puedes conseguir un ambiente de estética industrial en un espacio diáfano comenzando por vestir las paredes con tablones de madera hasta la mitad. Hazte con unos cuantos tablones para forrar sólo una pared, por ejemplo, aquella en la que ubiques el sofá. Pinta con chalk paint y envejece después con betún de judea, lijas las esquinas y crea un mural hasta la mitad. El resto de pared píntala en color teja, marengo o déjala en blanco.

Si quieres conseguir la clásica pared de ladrillo vivo propia de las construcciones industriales sin tener que hacer obra, acude a los socorridos vinilos adhesivos de texturas. Visualmente, lograrás crear el mismo efecto por mucho menos dinero y sin tener que levantar paredes de por medio.

Hearst
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otra de las cosas buenas de la estética industrial es que el cableado de la instalación eléctrica, puede quedar por fuera sin preocuparte por la delicadeza o lo rudo que resulta tenerlo todo a la vista. Opta por dejar las bombillas al desnudo y colócalas a media altura, desde el techo. Uno de los elementos de este estilo es el dejar al descubierto este tipo de elementos.

El hierro y el acero son los grandes aliados junto a la madera. Esos viejos muebles que tienes en el jardín… ¡son ahora los elegidos para entrar en tu salón! Píntalos en colores vivos o déjales con su acabado natural. Cuanto más se vea el paso del tiempo, ¡mejor!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas