Paisajismo acuático: un hobby con mucho arte

Todo lo que has de saber para crear un bonito y decorativo ecosistema bajo el agua. Cuidados y mantenimiento del acuario.

El arte y la ciencia se fusionan en esta bonita forma de decorar a través de los paisajes y la jardinería bajo el agua. Además de resultados atractivos para cualquier rincón de tu hogar, los beneficios relajantes que tienen son sorprendentes.

EL ACUARIO
Cuanto más grande sea, mayor estabilidad tendrán los parámetros del agua. Un acuario de 100 litros, por ejemplo, es adecuado para comenzar a hablar de grandes ecosistemas acuáticos. Todo lo que incluyas en él, procura que sea de plástico o cristal transparente. De esta manera, los peces y las plantas se llevarán todo el protagonismo. No olvides que necesita una gran cantidad de luz natural, por lo que es necesario pensar antes su ubicación. No lo coloques en un lugar donde reciba la luz del sol de forma directa o tendrás que hacer frente a la aparición de algas indeseadas que estropearán el ecosistema. Además, necesita iluminación artificial. Son recomendables los fluorescentes de iluminación T5 o sistemas LED. Recuerda que a través de los sistemas de filtrado necesitas crear un movimiento de agua adecuado para que todo funcione correctamente (tanto plantas como peces).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LAS PLANTAS ACUÁTICAS
Para su correcto desarrollo necesitarán tener un sustrato de grava. Una vez que hayan enraizado, no olvides abonarlas a las tres o cuatro semanas de su plantación. Cuanto más grande sea y más luz reciba, más variedad de plantas tendrás para elegir. Para comenzar, puedes optar por especies de mantenimiento sencillo como la Eleocharis parvula, la Bacopa caroliniana o la Vallisneria americana asiática.
Cuanto más tiempo puedas dedicar a esta afición, más plantas de exigencias mayores podrás añadir a tu paisaje, pues sus cuidados varían entre unas y otras.

LOS PECES
No sólo debes garantizar la calidad de vida de las plantas, sino también de los peces si decides incluirlos. No todos son adecuados con determinadas plantas (pueden comérselas en un abrir y cerrar de ojos), por lo que es necesario conocer bien cada especie o acudir a un especialista que te recomiende las variedades dependiendo de las plantas que incluyas. Además, dependiendo de qué peces puedes incluir que naden cerca de la superficie (por ejemplo, el Poecicia wingei), en la zona media (peces de cardúmen, como el Paracheirodon axelrodi) o por la zona más baja (peces de fondo, que además, limpiarán el suelo del acuario, como por ejemplo el Ancistrus). Para este tipo de paisajes, lo más recomendable es elegir peces de pequeño tamaño que aporten color y vida, dejando el protagonismo en las plantas.

EL MANTENIMIENTO
Una vez hayas creado el ecosistema, es recomendable que durante la primeras semanas cambies dos veces por semana el 15-50% del agua.
Deja que las plantas enraicen primero y añade el abono aproximadamente un mes después. Al principio, puedes utilizar plantas de crecimiento rápido para que absorban el exceso de nutrientes. Así lograrás minimizar el crecimiento de algas. Mantén revisados de forma regular el sistema de CO2, filtro, iluminación y calefacción del agua, manteniendo las condiciones sin cambios bruscos. Tras el primer mes, mantén a raya el crecimiento de algas y residuos y lograrás que tu ecosistema sea una auténtica obra de arte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar