Las claves del estilo ibicenco

Este verano, consigue ese espíritu relajado en tu hogar que sólo el estilo ibicenco puede aportar. Te contamos cómo en 7 sencillos pasos. 

La arquitectura y estilo ibicenco no es de hoy. Proviene del Neolítico en el Oriente Próximo (Mesopotamia y Egipto) y fue importado, seguramente, por la cultura fenicia a través de los viajes de sus navegantes a la isla de Ibiza. Así pues y a través de esos viajes, importaron no sólo un estilo, sino una forma de vida. Con estas claves entenderás el por qué de que decorar basándote en este estilo no es sólo una cuestión estética, sino una forma de lograr armonía y paz con uno mismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1. Filosofía mediterránea.
Luz, pureza, calma, tranquilidad. Todo ello, evocado a través de la forma de construcción y decoración.

2. Fuera lujos innecesarios.
El objetivo: conseguir sencillez y libertad a través de un estilo austero.

3. Ambientes acogedores.
Por ejemplo, puedes decorar tu dormitorio ibicenco con doseles de lino o fibras naturales en piezas extra largas.

4. La paz a través del color
Este estilo acoge al blanco como el color de su bandera aunque si bien es cierto que puedes recurrir a otros que ayudan a lograr esta paz veraniega tan relajante como el naranja, el turquesa o los marrones.

5. Construcciones relajadas
El estilo ibicenco es el que mejor logra el encanto de la casa neolítica moderna gracias a la construcción funcional de su estructura: aprovechamiento de huecos y recodos en la propia obra con los que se consiguen muebles como asientos o estanterías, estructuras con forma de arco o techos abovedados suaves y redondeados.

6. Casas luminosas
Una casa ibicenca siempre dejará que el sol acaricie todos los rincones de su interior. Esto explica el gusto por ver los atardeceres ibicencos en el mítico Café del Mar. Los grandes ventanales y la orientación son claves. Las velas y los farolillos son los mejores accesorios que encajan en este estilo.

7. Materiales nobles
Oda a la madera natural, la piedra, el terrazo o el mimbre en líneas rectas, minimalistas y austeras.

Incluir un trocito de la isla blanca en tu hogar, es cuestión de detalles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas