Aprende a decorar

¿Quieres empezar y no sabes por dónde? ¿Te invaden las dudas sobre la combinación de colores, la distribución del mobiliario o sobre si añadir más o menos accesorios en el resultado final? Estos seis puntos clave te resolverán algunas de estas cuestiones y te ayudarán a dar los primeros pasos en la decoración de tu hogar.

1. Menos es más

Es una gran verdad… y en ocasiones una máxima olvidada. Estamos acostumbrados a entrar en salones cargados de muebles y detalles, paredes repletas de marcos, cuadros, fotografías… Si no encuentras coherencia entre todo lo que tienes, olvídate de incluirlo todo junto en el mismo collage. Busca la sencillez y lograrás el éxito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

2. Busca la amplitud

Lo cierto es que no todos somos tan afortunados de vivir en casas con muchas cifras en su número de metros cuadrados. Sin embargo, ya no es problema. Hay muchas soluciones para lograr "amplitud visual". No, no vas a ganar metros reales, pero sí lograrás sentir que tus estancias han ganado aire y espacio de alguna manera. ¿Cómo? Mediante los colores -elige tonos blancos o claros-, la distribución en vertical, el aprovechamiento de la luz natural de una ventana como foco de atención de la estancia...

3. No todo vale

Está claro que aquella muñequita de la comunión de la prima de tu marido era monísima pero a la hora de decorar tu salón o dormitorio no le encuentras lugar donde encaje sin tener que meterla con calzador. Desde luego, no todo vale. Si no encaja, es que no es su lugar. Y así, con un sinfín de pequeños detalles con los que nos hacemos a lo largo de nuestras vidas que, sin embargo, pocos nos gustan y aún así, siguen estando. Es el momento de hacer limpieza, de quedarte con lo que te apasiona, de buscar su sitio y deshacerte de todo aquello que no acababas de ver en tu estantería. Sin miedos. En tu casa, quien manda eres tú.

4. Inspírate

Si no sabes por dónde empezar, hay infinidad de caminos que elegir para dar el primer paso. Comienza echando un vistazo a través de Internet. Si navegas por nuestro portal, verás que todo está perfectamente distribuido para que encuentres inspiración para cada habitáculo y rincón de tu casa. Además, un sinfín de blogs de decoración alrededor del mundo muestran cada día los detalles de su casa en tiempo real (muy útil para épocas señaladas como el verano, las Navidades...). Las redes sociales son otro ejemplo de dónde comenzar a inspirarte cuando necesitas un empujón. Unas cuántas palabras clave ("dormitorios", "estilo rústico", "sofás rojos") en Pinterest o Instagram y un abanico infinito de posibilidades se abrirá ante tus ojos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

5. Siéntete cómoda

Sí, ese salón nórdico es maravilloso. Esa habitación con vistas al mar o ese cuarto de baño con la India en cada detalle nos deja sin ningún tipo de visión periférica. Sin embargo, a la hora de la verdad, tenemos que ser conscientes con nuestro espacio, saber dónde vivimos, de cuántos metros disponemos y qué distribución tenemos. Por mucho que nos empeñemos en lograr un resultado igual al de ese dormitorio de ensueño, si a la hora de la verdad queda estéticamente clavado pero nos sentimos tan incómodos que parece que estemos en un escaparate en vez de en nuestra propia casa, nada de lo que hemos hecho tiene sentido. Ante todo, siéntete cómoda con tu hogar, piensa en función de sus posibilidades y serás capaz de crear estancias tan deliciosas como aquellas que desatan tu locura (o incluso, ¡mejores!).

6. Vida práctica

En la decoración (como en todo) cuanto más práctico, mejor. No sólo es cuestión de que estéticamente el resultado sea agradable y placentero, sino que a la hora de realizar tus actividades del día a día, no encuentres trabas por un accesorio que estorba, una manta por el medio... Al final, te acabas encontrando con un caos que no formaba parte de tu idea inicial. Busca complementos que, además de bonitos, sean útiles. Por ejemplo, sírvete de cestas de forja y arpillera, que rescatan esa esencia campera y la trasladan a cualquier estancia y, a su vez, te permiten guardar en ellas todo lo que a la vista provoca el temido desorden. Las mismas cestas en mimbre o las famosas cajas de fruta que puedes pintar tu misma a juego con los tonos de tus habitaciones serán otro objeto útil, pues no sólo están diseñadas para estar en el suelo, sino que las posibilidades de innovar con su colocación en vertical son tan amplias que te sorprenderás. Mantener el orden es necesario para aprender a decorar con cabeza.

Una vez tengas claro cómo comenzar y qué puntos has de tener en cuenta, sólo te queda disfrutar durante todo el proceso. Eso es lo más importante. Lo demás, viene solo. ¡Bienvenida al mundo de la decoración!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas