Trucos para una Primavera-Eco

Aromas frescos y colores intensos, la vida florece en primavera. ¿Qué puedes aportar tú para defender la Naturaleza y proteger el medioambiente? Más de lo que piensas. Con estos trucos y consejos practica la Primavera-Eco.

Parece que en primavera, con el buen tiempo, con los días más largos y los paisajes mucho más verdes que en invierno, somos más conscientes de la Naturaleza que nos rodea y de su belleza y valor. También podríamos ser más conscientes de que esa Naturaleza, y el medioambiente, se deben proteger. ¿Cómo? Con una mayor conciencia eco en casa y en nuestros hábitos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En definitiva, plantearse la primavera como un periodo perfecto para ser más green y adoptar una actitud eco con compromisos a cumplir en el día a día. Cuando llegue verano, seguiremos haciéndolos, y en otoño, en invierno… y así, durante los 365 días del año.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA VIVIR UNA PRIMAVERA-ECO?

1. APROVECHA LA LUZ NATURAL. Los díasson más largos en primavera y hay más horas de luz natural. ¡Aprovéchala! Por ejemplo, si tienes cortinas, déjalas abiertas para que entre más luz, o guárdalas y deja solo los visillos o los estores para que el interior esté más luminoso. Si te gusta leer, hazlo ahora junto a la ventana y verás que ninguna luz artificial es comparable a la natural. Si te gustan las labores, haces manualidades o utilizas mucho el ordenador, ya sabes, colócate junto a la ventana. Puede que tengas que cambiar algún mueble de sitio, pero te compensará seguro realizar estas actividades a plena luz. Y si no es así, piensa que siempre puedes volver a hacer el cambio en otoño-invierno.
2. QUITA LA CALEFACCIÓN. Si ya sales a la calle con una chaqueta ligera o un jersey fino… ¿por qué sigue la calefacción encendida en casa? Úsala solo cuando sea necesaria y recuerda utilizar el termostato. Puedes programarlo al atardecer cuando refresca y ya está.
3. AHORRA AGUA. Es probable que ya hayas adquirido algunos hábitos eco para no despilfarrar agua, como cerrar el grifo mientras te lavas los dientes, porque con el agua de un vaso es más que suficiente. Pero hay más hábitos para reducir el consumo de agua:
- Cerrar el grifo mientras friegas los platos o cuando te enjabonas las manos.
- El agua que sobra después de las comidas y el agua de lavar las verduras se puede destinar para fregar el suelo, limpiar o regar las plantas.
- Si con el calor, te gusta que el agua esté muy fría, no abras el grifo y esperes a que se enfrié el agua cada vez que te apetezca un vaso de agua fría porque derrochas litros y litros de agua. Llena una jarra de agua y guárdala en el frigorífico. ¡Así de simple!
- También puedes recoger agua de lluvia para regar en un depósito. Hay algunos que son realmente decorativos porque son maceteros altos; puedes ver modelos de diseños rústicos y urbanos en esta web www.ekoideas.com y ver un vídeo para entender cómo se conecta el depósito a la bajante para recuperar el agua.
4. HAZ DE LAS 3R DE LA ECOLOGÍA TU GUÍA PERSONAL. Reduce, Reutiliza y Recicla. Es decir, tus hábitos de consumo se vuelven responsables y sostenibles. Ser eco es olvidar en la mayoría de las ocasiones el lema de "usar y tirar". Si las cosas son toda

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Busca información y ejemplos prácticos para que tu casa sea green y tu vida más respetuosa con el medio ambiente. Empieza esta primavera y contínua el resto del año para que en un futuro las primaveras sigan siendo verdes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de ECO